Transportes

Thales se adjudica en 585 millones la señalización del AVE Madrid-Valencia

Al final el Adif volvió a apostar por el territorio conocido y adjudicó en 585 millones al grupo de Thales y Dimetronic la señalización del AVE Madrid-Valencia-Alicante, a pesar de que su oferta era la tercera más cara.

El consejo de Adif optó el viernes por el proveedor conocido al adjudicar uno de los contratos más complejos y con un presupuesto más elevado de los que tiene entre manos la empresa pública encargada de la construcción de las líneas de alta velocidad en España. El consorcio formado por Thales y Dimetronic implementará el sistema de seguridad y señalización en la nueva línea del AVE Madrid-Valencia-Alicante, que en su primer tramo está previsto que entre en servicio en el ejercicio de 2010.

El proceso de elección ha estado precedido de una cierta polémica ya que Thales y Dimetronic resultaron ganadores en los seis contratos del mismo tipo para las anteriores infraestructuras de tren veloz licitadas por Adif, y los otros tres consorcios que competían con él en la puja (liderados por Alstom-Siemens, Bombardier y Ansaldo-Cobra) conocen el espíritu conservador de la empresa vinculada al ministerio de Fomento.

La expectación subió de tono cuando se conoció que el grupo favorito había presentado la tercera oferta económica más cara.

En su nota comunicando la decisión, el Adif explica que el ganador, Thales-Dimetronic, dispone de un período de 27 meses para ejecutar la obra y se compromete a mantener en perfectas condiciones el sistema durante tres años. Las actuaciones afectan a 440 kilómetros de la línea, repartidos en dos tramos; uno de 363 kilómetros entre Torrejón de Velasco y Valencia, y otro de 77 kilómetros entre Motilla del Palancar y Albacete.

La adjudicación se convierte en la mayor realizada sobre la nueva tecnología de señalización paneuropea conocida como Ertms.

El acuerdo se inscribe en un paquete de inversiones lanzadas por el consejo del Adif por un importe de 838 millones para la línea citada. Entre ellas cabe señalar el aprovisionamiento de balasto, traviesas y carril por valor conjunto de 70'6 millones, y las licitaciones de la primera fase de las obras de plataforma del tramo entre Albacete y la variante de Alpera, por importe de 77,8 millones.

Los criterios técnicos han primado sobre los económicos

El Adif justifica en una nota su decisión de adjudicar el contrato a un grupo que nos tiene la mejor calificación económica porque 'en las bases de la convocatoria' del concurso 'se especifican claramente los requerimientos técnicos y económicos, y la sistemática empleada para su evaluación'. Afirma que 'podemos asegurar con absoluta rotundidad que las empresas participantes han disfrutado de igualdad de condiciones y trato en su evaluación'.