Fármacos

Intermoney inicia la cobertura de Almirall con recomendación de compra

La futura comercialización del Bromuro de Aclidinio, fármaco para una enfermedad pulmonar muy común entre fumadores, es el principal catalizador para Almirall, según Intermoney, del que destaca su 'sólido modelo de negocio'.

El grupo de laboratorios Almirall cumplió la semana pasada su primer aniversario en Bolsa y el balance de ese periodo resulta relativamente airoso, con una caída del 2,21% desde el 20 de junio de 2007 en que debutó.

Pese a una caída anual del 9%, Almirall está haciendo valer su condición de valor refugio en tiempos de turbulencias y se ha ganado el favor del mercado, en especial por las positivas perspectivas de su producto estrella, el Bromuro de Aclidinio.

Este fármaco, destinado al tratamiento de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) -especialmente frecuente entre los fumadores- está aún en fase de estudio y no se prevén nuevos datos sobre su efectividad hasta el tercer trimestre. Pero es sin duda el principal catalizador para la cotización de Almirall, en opinión de Intermoney, que ha iniciado la cobertura del valor con una recomendación de compra y un precio objetivo de 17,5 euros, frente a los 13,69 euros a que cerró ayer la acción. La firma prevé que Almirall comenzará a comercializar el Bromuro de Aclidinio en el cuarto trimestre de 2010, con unas ventas iniciales para ese año de 15 millones de euros. Partiendo de esta base, Intermoney espera que el volumen de ventas globales de la compañía crezca a una tasa anual de casi el 5% entre 2008 y 2013. 'Sin embargo, una mejor evolución de las ventas del Bromuro de Aclidinio podrían situar este crecimiento por encima de tasas de doble dígito en alguno o en todos los años proyectados', añade.

Frente a la gran oportunidad que abre este fármaco, una hipotética desaprobación por parte de las autoridades farmacéuticas es un riesgo potencial para el valor, según reconoce Intermoney. En cualquier caso, también puntualiza que 'la valoración por fundamentales del negocio actual de Almirall -que no incluye el Bromuro de Aclidinio- le confiere potencial de revalorización'.

Intermoney destaca el 'sólido modelo y las buenas perspectivas' de Almirall gracias a un mix de negocio equilibrado -con el 45% de productos propios y el 55% de productos de otras farmacéuticas comercializados bajo licencia- y a que 'genera importantes flujos de caja recurrentes y está muy bien posicionado en I+D -con una inversión mínima de 144 millones de euros este año- y fuerza comercial'.

Dresdner también reiteró la semana pasada su recomendación de compra para Almirall, para el que ve un buen punto de entrada en los actuales niveles. Destaca igualmente el potencial del Bromuro de Aclidinio, que considera más seguro y prometedor que un fármaco similar que está desarrollando Pfizer, denominado Spiriva.