A examen

Acciona, cada vez más eléctrica

Paso a paso, la actividad eléctrica se hace más fuerte en Acciona. La contribución de esta actividad al Ebitda (resultado bruto de explotación) se elevará a un 80% en 2008, gracias a la aportación de su 25% de Endesa y al desarrollo de Acciona Energía. Tanto es así que el grupo que preside José Manuel Entrecanales podría ponderar de algún índice internacional de utilities, y empieza a formar parte de los análisis que los bancos de inversión hacen del sector en España o en Europa.

Además, los planes contribuirán a asentar este nuevo perfil del grupo. En marcha está la constitución de la nueva Acciona Energía, a la que sumarán los activos de renovables de Endesa, de los que la constructora tendrá en el entorno del 70%. Adicionalmente, la instalación de nueva potencia tiene, entre otros objetivos, que esa compañía cuente con el 30% del mercado eólico español y con una presencia creciente en diversos mercados internacionales para convertirse en la segunda eólica del mundo, tras Iberdrola Renovables.

Pero, ¿está el mercado percibiendo esta evolución? ¿Continúan los gestores de fondos castigándola junto al sector constructor e inmobiliario español? Acciona pierde un 26,5% en Bolsa en el año y su trayectoria en los mercados muestra que sigue todavía unida a las empresas del ladrillo. En este contexto, la opinión de los analistas apunta a que no se ha reconocido todo el peso del negocio eléctrico, pero que tampoco se puede obviar otras exposiciones del grupo. 'Creo que, en gran parte, su participación en el sector eléctrico se refleja en la cotización. Pero el mercado también tiene en cuenta que, aunque se puede considerar una eléctrica y que esta actividad pese mucho en la Ebitda y en el valor de empresa, cuenta con riesgos en construcción y en inmobiliario', señala Emilio Rotondo, de Fortis.

La constitución de la nueva Acciona Energía en octubre se ve como un posible revulsivo del valor

El experto del banco holandés cita otros aspectos que pueden impulsar a Acciona, aunque no ve cambios sustanciales a corto plazo. El primero previsto es el cobro de dividendos extraordinarios por los ingresos obtenidos por la pactada venta de activos de Endesa a Eon. Según fuentes del mercado, la compañía controlada por la familia de Entrecanales recibirá unos 1.200 millones de euros por dividendos -ordinarios y extraordinarios- en el último trimestre.

Para Julián Coca, gestor de Inversis, al grupo le perjudica la crisis general de la Bolsa, que castiga incluso a valores refugio, además de sus circunstancias propias. Nombra otro dato de interés para valorar la empresa: la diversificación internacional que ha emprendido, tanto en Estados Unidos como en América Latina. Añade que tampoco su negocio de construcción es de los más castigados por la crisis, ya que está más orientada hacia infraestructuras, y todo indica que las administraciones se van centrar en combatir el aumento del paro con más inversiones adicionales en ese área.

Raimundo Fernández-Cuesta, de Credit Suisse, que ha iniciado la cobertura de la compañía, destaca el cambio de perímetro del grupo. En su opinión, un catalizador para dar más visibilidad a la compañía podría ser el acuerdo que ultima con Enel para constituir en octubre la nueva Acciona Energía con activos de Endesa. Su valor empresa estará en los 14.000 millones de euros.

Pese a que las divergencias con su socio italiano saltan a los medios de comunicación y esto puede ser una penalización añadida en etapas como la actual, los expertos le restan trascendencia. Acciona tiene pactada su eventual salida de Endesa en caso de bloqueo de la gestión en abril de 2010 y, al menos, al mismo precio de la opa (40,1 euros por título).

Bien por diversificación, penalizada por deuda

Aunque el nuevo perfil de Acciona no cotice actualmente del todo en Bolsa, también es cierto que la compañía se benefició en momentos más exultantes de los movimientos corporativos energéticos y del proceso de creación de Iberdrola Renovables. No obstante, expertos y gestores siguen valorando la diversificación emprendida, y no sólo por el área eléctrica. El grupo desarrolla otra división, la de agua, con proyección internacional y que cuenta con una cartera de 3.000 millones de euros. Pero otro factor que castiga la cotización es la deuda financiera que se eleva a 17.804 millones de euros. De esa cifra, 5.312 millones corresponden a la consolidación de la deuda de Endesa y 9.115 millones al endeudamiento incurrido por la compra de la eléctrica. En este contexto, los analistas están divididos en sus recomendaciones, según den más peso a unos factores que otros. Del colectivo consultado por Bloomberg, un 52,94% recomienda comprar, un 11,76% aconseja mantener y el 35,29% restante, vender. El precio objetivo medio se eleva a 204 euros; el viernes cerró a 159,3 euros. Entre los que se decantan por comprar están Citi y UBS; por vender, ING e Ibersecurities. Por su parte, Fortis se inclina por mantener; y Julián Coca, de Inversis, asegura que la empresa les gusta por sus datos fundamentales.

Desde Credit Suisse, Fernández-Cuesta destaca que la suma de las partes que configuran el grupo arroja un precio objetivo por acción de 220 euros, y otorga a Acciona un rating de sobreponderar. El experto de la entidad helvética incide en el aumento progresivo de los ingresos, Ebitda y la reducción del PER en los próximos tres años.