5d / Bolsa

El Ibex pierde los 12.500 y cae un 4,51% en la semana

Los rumores de más problemas bancarios en EE UU desataron el viernes las órdenes de venta y el S&P 500 retrocedió un 1,85%.

Una semana claramente perdedora con un final muy amargo. El viernes, día de la denominada hora bruja, cuando se produce el vencimiento mundial de derivados, la locura tomó el control de las Bolsas. 'Es como estar montados en una montaña rusa: el Ibex ha oscilado 332 puntos entre el máximo y el mínimo de la sesión', comenta Mariano Sancho, director de renta variable de Riva y García. Finalmente, el cierre pudo ser mucho peor, pues el selectivo concluyó en los 12.412 puntos, tras retroceder un 1,37%.

Wall Street, de hecho, acabó con fuertes descensos: el Dow Jones retrocedió un 1,83%; el Standard & Poor's 500, un 1,85%; y el Nasdaq, un 2,27%. El mal tono estuvo provocado por las caídas de las entidades financieras, factor al que se sumó una advertencia de Ford, que señaló que la escalada del precio del petróleo podría elevar sus pérdidas, y, en el plano geopolítico, la posibilidad de un ataque de Israel a Irán.

El dinero negociado en el mercado continuo alcanzó los 10.855,62 millones de euros, una cifra muy superior a la media diaria de junio, de 4.463 millones, y sólo comparable a los 11.654,5 correspondientes al vencimiento de opciones y futuros del pasado 18 de enero. El volumen de contratos de futuros sobre el Ibex que cambiaron de manos se sitúo en más de 28.000. 'Este número supone duplicar el de una jornada habitual de vencimientos', explica Sancho.

El volumen negociado el último día de la semana fue el segundo mayor del año, con 10.855 millones de euros

La sesión comenzó a torcerse tras el vencimiento de los futuros sobre el Euro Stoxx 50, a las 12.00 horas, y sobre el Dax alemán, a las 13.00 horas. 'Entonces, los rumores de un eventual profit warning (advertencia sobre beneficios) por parte de Merrill Lynch fueron el detonante de una caída en picado en todos los parqués europeos', explica Juan R. Rey, operador de Ibersecurities.

En poco más de media hora, el Ibex pasó de 12.600 puntos a 12.321, dejándose por el camino el soporte técnico de los 12.550 puntos. 'La perdida de niveles clave disparó muchos stop loss límites de pérdidas, que a su vez alimentaron las ventas', añade Luis Benguerel, operador de Interbrokers. Por si fuera poco, la apertura en negativo de Wall Street envió al selectivo un poco más abajo, hasta los 12.307,50 puntos, muy cerca del mínimo anual de cierre en los 12.254 marcado el pasado 23 de enero.

Finalmente, el vencimiento del futuro del Ibex del mes de junio, entre las 16.15 y las 16.45 horas, aplacó las ansias bajistas y el índice cerró con una bajada del 1,37%, lejos del 2,21% correspondiente al peor momento de la sesión. La semana se saldó así con un retroceso del 4,51%, el tercero mayor de 2008. En los últimos cinco días, sólo consiguieron concluir en positivo Grifols, que sumó un 2,37%, Iberdrola Renovables (2%), FCC (0,4%) y Mapfre (0,31%). El viernes, los tres valores que lograron soslayar los números rojos fueron Mapfre, FCC y Abertis, con respectivas subidas del 0,94%, del 0,58% y del 0,53%.

El resto del los índices europeos también perdió terreno en la semana, pero en menor medida. El FTSE británico bajó un 3,14%; el Cac francés, un 3,7% y el Dax alemán, un 2,12%.

El siguiente soporte está en 12.000

Los analistas técnicos advierten que el movimiento efectuado por el Ibex el pasado viernes es muy peligroso: 'Después de perforar el soporte comprendido entre los 12.500 y los 12.600 puntos, lo más probable es que se vaya más pronto que tarde al entorno de los 12.000 puntos', advierte Eduardo Faus, responsable de análisis técnico de Renta 4. Este experto señala que habrá que esperar a ver qué pasa, pero no descarta el escenario de que también pierda los 12.000, de forma que su siguiente objetivo sería el entorno de los 10.600 puntos. Este nivel supondría una corrección del 50% de la subida efectuada desde la etapa alcista que comenzó a finales de 2002, cuando tocó un mínimo en los 5.226 puntos.

La semana, al detalle

1. Lunes. El dato de inflación en la zona euro, que alcanzó el 3,7% interanual en mayo, su máximo desde que existe la moneda única, unido a la escalada del petróleo, sembró de números rojos los parqués. El Ibex 35 fue el peor y retrocedió un 1,32%, hasta los 12.826,6 puntos.

2. Martes. Recuperación de la mano de Goldman Sachs, que publicó unos beneficios de 2.270 millones de dólares en el segundo trimestre del año, y del petróleo Brent, que marcó un mínimo intradiario en 132 dólares por barril. El Ibex llegó a tocar los 13.047 puntos en la sesión, pero finalizó con una leve subida del 0,46%, hasta los 12.885 puntos.

3. Miércoles. Morgan Stanley anunció que sus beneficios trimestrales cayeron un 57% por los problemas subprime, mientras que la empresa de mensajería FedEx perdió 241 millones de dólares en el periodo. El Ibex bajó un 1,97%.

4. Jueves. Los malos datos de paro y actividad empresarial en EE UU provocaron pérdidas en casi los parqués europeos, pero las pérdidas del Ibex 35 fueron reducidas. Se dejó un 0,37%.

El euro se vuelve a fortalecer frente al dólar

En la semana que concluye, euro volvió a reforzarse frente a la moneda estadounidense, que llegó a cotizar el viernes a 1,5651 unidades por euro, cuando siete días antes lo había hecho a 1,53. En conjunto esta semana ha sido la más bajista para el dólar frente al euro de los últimos tres meses.

En el fondo de este comportamiento subyace un sentimiento algo diferente al de hace unas pocas jornadas. Entonces los expertos estimaban que la próxima reunión de la Reserva Federal, que se celebrará el 25 de junio, probablemente no se tocarían los tipos de interés, pero sí en agosto. Ahora se diluye esta idea, y además el 88% de los consultados en el mercado de futuros cree más probable que no haya cambios.

Otra de las que parecen inevitables consecuencias de la debilidad del dólar también se ha producido, y los crudos de referencia de ambos lados del Atlántico han seguido un camino alcista. Y esto se ha producido pese a que Arabia ha anunciado que se implicará en controlar estas alzas.

Llegan las órdenes de compra a los bonos

La rentabilidad del bono español a 10 años concluyó el viernes en el 4,888%, frente al 4,926% con el que finalizó la semana pasada. El rendimiento, que se mueve de forma inversa al precio, revela que esta semana se ha producido una llegada de dinero al mercado de renta fija, tras las bruscas subidas de rendimientos ante las expectativas de los tipos de interés. Con todo, el bono alcanzó el pasado jueves su máximo desde julio de 2002 en el 4,930%. Los bonos avanzan 45,8 puntos básicos -100 equivalen a un punto porcentual- respecto a finales de 2007, después de que Trichet haya abierto la puerta a una subida de los tipos de interés en la zona euro hasta el 4,25% desde el 4% actual. La decisión final se conocerá en la reunión que el Banco Central Europeo (BCE) celebrará el próximo 3 de julio. En Alemania, el bund a 10 años cerró el viernes con una rentabilidad del 4,624%, lo que apenas supone variación respecto al 4,626% con el que concluyó el viernes 13 de junio.

Pesimismo entre los 'hedge funds'

No todos los responsables de entidades ven ya la salida del túnel. En una conferencia de gestores de hedge funds celebrada esta semana en Mónaco se ha puesto de relieve que a algunos expertos les quedan aún muchas dudas. Una de las conclusiones de GAIM, la mayor reunión anual europea de gestores de fondos de inversión libre, celebrada en la Costa Azul, es que el contagio de la crisis financiera podría empujar a pérdidas récord a importantes entidades financieras, según informa Tom Cahill, de Bloomberg.

'El tiempo que ahora vendrá será peor que el que venga después', señaló Christophe Aurand, directivo para el mercado europeo de York Capital Management. Además el 80% de los gestores, inversores y proveedores de estos activos indicó que espera que la crisis crediticia continúe. Incluso una cuarta parte de estos expertos manifestó que la situación podría 'deteriorarse significativamente'.

Otro tema que pesa en el ambiente es que bancos de todo el mundo han provisionado por 397.000 millones de dólares desde el inicio de la crisis de las hipotecas subprime en Estados Unidos el pasado año. John Paulson, fundador del hedge fund Paulson & Co, que cuenta con 33.000 millones de dólares, estima que los bancos sólo han recorrido una tercera parte del camino que deberá conducir al saneamiento.

Son también varios los asesores que esperan malas noticias adicionales. En esta línea se expresó María Boyazny, que gestiona fondos de Singuler Guff en Nueva York. 'Esta corrección va a ser más larga', manifestó

Y Edward Altman, profesor de la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York, vaticinó una posible ola de suspensiones de pago, que podría marcar récord en Estados Unidos. 'Que esto podría ser la peor recesión desde la gran depresión no es imposible', concluyó.