Telefonía

La CMT modifica la regulación para eliminar las trabas al cambio de operador en móvil

El sistema estaba condenado al fracaso. Daba problemas cuando sólo tres operadoras de móvil -Telefónica, Vodafone y Orange- tenían que ponerse de acuerdo, así que la irrupción de una quincena de nuevos competidores en el mercado celular sólo ha acelerado su defunción.

Se trata del modelo que se ha venido usando hasta ahora para gestionar la portabilidad en telefonía móvil, que permite a los usuarios cambiar de operadora sin perder su número de teléfono. Y tiene las horas contadas -o más bien los meses, porque el proceso es tan complejo que requiere un año para implantarse-. La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) así lo ha decidido, en una circular aprobada en el consejo del pasado jueves que establece un nuevo sistema.

Hasta ahora, cada compañía tenía su propio procedimiento para hacer el cambio. Cuando una operadora captaba un cliente de otra, tenía que entrar en su sistema, pedir la portabilidad y gestionarla.

Esta situación ha dado lugar a numerosos conflictos, como el que originó Telefónica en diciembre de 2005, cuando trabó e impidió que clientes de móvil abandonaran la compañía y pasaran al bando rival, según la resolución de la CMT que dio la razón a la denuncia de Vodafone y Orange y multó el año pasado a Telefónica con 350.000 euros.

Y no ha sido el único problema. Ahora, con la llegada de un cuarto operador, Yoigo, y una quincena de virtuales -Symio, Másmovil, Euskaltel...- la situación ha empeorado.

Por eso, la CMT ha aprobado modificar el sistema, que será igual al que rige la telefonía fija. Los operadores ya no gestionarán de forma individual los cambios, sino que habrá una entidad que centralizará el proceso.

El objetivo declarado del regulador es dar 'mayor transparencia y fiabilidad' al sistema, y el cambio ha sido consensuado con las compañías que lo van a utilizar.

Pero no será una variación inmediata. Primero debe constituirse una entidad que centralice el proceso y luego las operadoras tienen que adaptar sus sistemas informáticos, así que la fecha de puesta en funcionamiento es el 30 de junio de 2009.

Uno de los aspectos importantes que incluirá el nuevo modelo es un procedimiento para hacer las llamadas portabilidades masivas. El caso es idéntico al vivido por Euskaltel, que era operador móvil virtual de Orange y se pasó a Vodafone con muchos de sus clientes. La nueva herramienta permitirá que este tipo de cambios se hagan de forma rápida y sin perjudicar a los usuarios.