Mercados

El Ibex salva la semana y ya roza los 13.000 puntos

El Ibex se desmarca de las pérdidas de Europa y de Wall Street con un alza semanal del 0,69% y cierra muy cerca de los 13.000 puntos de la mano de los grandes valores.

Los cimientos de las Bolsas volvieron a tambalearse esta semana. Una jornada tras otra, los inversores se vieron obligados a tragar saliva y contemplar los bruscos bandazos de los índices, que oscilaban al calor de un aluvión de datos que no hacían sino añadir más incertidumbre al panorama macroeconómico. La volatilidad volvió a erigirse de nuevo como la reina indiscutible del parqué.

Así, el Ibex 35 marcó el miércoles un mínimo intradía en los 12.562 puntos, mientras que el viernes alcanzó un máximo en los 13.022. El movimiento supone más de 460 puntos entre ambos extremos. Con todo, el saldo bursátil de los últimos cinco días es positivo. El selectivo avanzó un 0,69% y cerró en 12.998,70 puntos, mientras que su volatilidad implícita repuntó el lunes hasta el 26,9%. El Ibex se queda, por lo tanto, a un paso del nivel psicológico y técnico de los 13.000 puntos.

Al final, la referencia de la Bolsa española, aunque padece unas pérdidas del 14,38% en 2008, consiguió recuperar terreno en la semana, gracias a las subidas del jueves (2,14%) y del viernes (1,13%), ganando la partida, y con una amplia ventaja, a los principales índices del Viejo Continente, que finalizaron con notables caídas.

El Dax alemán retrocedió un 0,57% semanal, frente a la caída del 1,76% del Ftse británico y al abultado descenso del 2,36% sufrido por el Cac francés. La composición del selectivo patrio, especialmente sensible a la evolución de los grandes valores, hizo posible este milagro. En Wall Street, por su parte, el Dow Jones fue el único que logró evitar los números rojos semanales con una leve alza del 0,80%, frente a las caídas del 0,05% y del 0,81% del S&P 500 y del Nasdaq, respectivamente.

Fueron varios los ingredientes que provocaron las dudas, el miedo y también el optimismo: hubo de todo. Lehman Brothers dio el pistoletazo de salida el lunes a las órdenes de venta al anunciar que había perdido unos 2.800 millones de dólares en el segundo trimestre y confirmar que ampliará capital por 6.000 millones de dólares. Los expertos ya advertían que el Ibex 35, sin fuerzas para resistir las embestidas de las malas noticias, bajaría a tomar aire al entorno situado entre los 12.500 y los 12.600 puntos, sus mínimos del mes de marzo.

El fantasma del petróleo añadía presión a un cuadro macroeconómico que empeoraba por momentos en todo el mundo, pero especialmente en España. El euríbor a 12 meses, la principal referencia para calcular las hipotecas en Europa, saltaba de máximo a máximo y, de hecho, el viernes cerró en un histórico 5,439%. En cuanto al petróleo, el barril Brent había tocado un récord de 138,12 dólares el 6 de junio y, pese a que desde el lunes comenzó a corregir, el temor a unos precios energéticos desorbitados había tomado el control del parqué.

Beatriz Catalán, de Ibercaja Gestión, asegura que este factor será capital a la hora de determinar la dirección de las Bolsas a corto plazo. En la misma línea, Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4, advierte que, si la escalada del oro negro continúa, la Bolsa forzosamente se resentirá.

Los expertos repiten incansablemente que, en los últimos tiempos, los índices se mueven a golpe de niveles técnicos, buscando el soporte o la resistencia más cercana en función de si las noticias son positivas o negativas. Así, desde Banco Urquijo se recalca que el sustento clave del Ibex 35 permanece en el entorno de los 12.570 puntos, 'donde ha intentado rebotar esta semana sin fuerzas'. 'Por debajo de este nivel de soporte se sitúa el siguiente en los mínimos de enero (11.937 puntos)', advierten los expertos de la entidad.

Valores ganadores

Pese a los temores macroeconómicos otro aspecto que se puede destacar de las últimas cinco sesiones es que son varios los valores que han tenido un comportamiento claramente alcista. El miembro del Ibex que ha liderado los ascensos ha sido Banco Popular, con una subida del 10,49%. Los rumores de que inversores mexicanos estarían intentando hacerse con la entidad han aupado sus acciones pese a que la dirección afirma que no tiene conocimiento de algún posible movimiento. Iberdrola ha sido otra compañía con signo positivo: la subida de su cotización del 4,5% se apoya, según los analistas, en la retirada de la puja por British Energy y en la idea de que se ha sobrevalorado el impacto negativo de la nuevas tarifas. Repsol continua también con la buena trayectoria emprendida desde mediados de abril. El alza del crudo y la noticia de que ha descubierto un nuevo yacimiento en Brasil permiten que mejore un 2,11%. Y el viernes, Técnicas Reunidas dio una nueva alegría a la Bolsa con un alza del 5,27% , impulsada por un posible contrato en Arabia.

También otros blue chips han apoyado la ligera mejoría del índice selectivo en la semana: BBVA rebotó un 1,93%, Telefónica experimentó un alza del 1,76% y Santander, del 0,48%. En el lado opuesto, las constructoras: Sacyr y Ferrovial cayeron un 10,2% y un 5,4%, respectivamente.

Y a la cabeza del Euro Stoxx ha quedado Siemens, con una mejora del 6,43%. La compañía alemana ve reforzada su competitividad en los mercados cuando el euro se desliza frente al dólar. Por el contrario, el banco holandés Fortis pareció contagiado por los problemas de otras entidades financieras y cayó un 8,12%.

El crudo sigue asustando a los inversores

Pese a que el precio de barril de Brent haya bajado casi 3 dólares desde el viernes anterior -6 de junio-, la inestabilidad que domina las cotizaciones del crudo sólo sirve para aumentar el recelo de los inversores. El crudo de referencia en Europa cerró el viernes en el entorno de los 134 dólares, una cotización que todavía supone un aumento del 43% respecto al pasado 31 de diciembre. No obstante, en la semana que concluye la tendencia ha sido bajista, en parte por la evolución al alza del dólar, aunque también se ha vuelto a comprobar el impacto que cualquier novedad relacionada con esta materia prima tiene en su cotización. Así, la posibilidad de que una huelga general en el sector petrolero en Nigeria aupó la cotización de este hidrocarburo. Por el contrario, la noticia de que Arabia podría aumentar su producción por considerar que los precios actuales no están justificados, empujo a la baja su cotización. Por otro lado, Gazprom anunció que el crudo puede llegar a 250 dólares el barril.

Alza en EE UU y Europa de los tipos de interés

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, manifestó esta semana que se han elevado las expectativas de un aumento de los tipos de interés en Estados Unidos, actualmente en el 2%. Las previsiones de los expertos apunta ahora que en la próxima reunión de la Reserva Federal no se producirán cambios, pero que en el encuentro de agosto se llegaría a una subida hasta el 2,25%, para más adelante llegar hasta el 3%.

Pero éste no parece que vaya a ser el único retoque al alza, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha amagado con aumentos de los tipos en Europa, ante el desbocamiento de la inflación. Trichet, que parece inmune a la críticas de los políticos, incluidas las del presidente española, José Luis Rodríguez Zapatero, podría subir los tipos hasta el 4,25%. Como aspecto positivo o para justificar esa posible decisión, el BCE considera que la crisis de la actividad económica en el área euro estaría tocando suelo.

La rentabilidad de los bonos se dispara

Los inversores huyen de la renta fija, a tenor de la evolución del rendimiento de los bonos de la zona euro. El español a 10 años finalizó el viernes con una rentabilidad -que se mueve de forma inversa al precio- del 4,920%, el máximo desde agosto de 2002. Este porcentaje supone un alza de 49 puntos básicos (100 puntos básicos equivalen a un punto porcentual) respecto al cierre del año pasado. En Alemania, el bund a 10 años también ha sufrido fuertes ventas en la semana, lo que ha situado su rentabilidad en el 4,632%, su tasa más alta desde julio de 2007. Lo sorprendente es que las ventas en renta fija no han ido de la mano de una subida de las Bolsas, como hasta el momento era habitual (véase gráfico). Desde mayo, la correlación es inversa: suben las rentabilidades y cae la renta variable. 'Pensamos que la mayor parte de los recientes movimientos en el rendimiento de los bonos se debe a la elevada inflación y a las expectativas de subidas de tipos', advierte en un informe Nick Nelson, de UBS.

El mercado descuenta que el interés de la deuda pública suba en las próximas emisiones, lo que incide en el rendimiento actual de los bonos. Así, el experto señala que el paradigma de comprar compañías vinculadas al consumo cíclico, que históricamente suben a la par que el rendimiento de los bonos, no funcionará en esta ocasión, puesto que la renta fija no está descontando un escenario de mayor crecimiento económico. Al contrario. UBS asegura que prefieren centrarse en compañías con dividendos 'altos, estables y asegurados' y con niveles bajos de endeudamiento.

Euro

Semana claramente bajista para la moneda europea frente a la divisa estadounidense. Cotizó el viernes a 1,53 dólares frente a los 1,57 del viernes precedente. Varios han sido los factores que han rebajado la cotización del euro, pero el anuncio del giro de la estrategia de la Reserva Federal es la más citada por los expertos. Las palabras de Bernanke han reducido algo el flujo de fondos hacia Europa, así como el peso de las materias primas como refugio. Además el 'no' de Irlanda al Tratado de Lisboa vuelven a debilitar el proyecto europeo y su moneda.

Previsiones: La opinión de los expertos

Beatriz Catalán. Ibercaja Gestión

'El mercado ha seguido muy de cerca la evolución del precio del petróleo, después de que la semana pasada alcanzara máximos históricos. Lo previsible es que la volatilidad se mantenga por todo lo alto, al calor de las noticias económicas y empresariales. Con todo, confiamos en que el Ibex 35 no perfore a la baja el entorno de los 12.500 puntos, que coincide con sus mínimos de marzo, y somos más positivos de cara al medio plazo'.

Juan Grau. EDM Gestión

'Los 12.560 puntos, el mínimo del Ibex 35 del pasado miércoles, han sido el primer test. Lo deseable sería que a partir de ahí tuviera fuerzas para continuar al alza. Pero no está nada claro que así sea. Lo más probable es que a corto plazo sigan las turbulencias y los bandazos. Hay muchos valores a precios atractivos, pero hay margen para que estén más baratos. Eso sí, con vistas al largo plazo, es momento de comprar'.

Alberto Roldán. Inverseguros

'No ha sido una buena semana y ha estado marcada por el temor a la inflación. Además el mercado sigue con fuertes dudas por las posibles subidas de tipos de interés y el aumento de precios de las materias primas. Se rebaja así la euforia de mayo. El escenario seguirá negativo a corto plazo: no hay referentes importantes que permitan cambiar el rumbo, hasta que no se conozcan en julio los resultados del primer semestre'.

Jaume Filella. Sebroker

'Ha sido una semana muy complicada, en la que se ha rondado los mínimos alcanzados en marzo. Las expectativas de subida de los tipos de interés y el discurso de Trichet han sido los detonantes de las caídas, así como los problemas del sector financiero en EE UU. Otra dato a tener en cuenta es el bajo volumen de negociación, que muestra la elevada precaución de los inversores. Las expectativas no son muy diferentes'.