Adquisición

Holcim compra Tarmac Iberia por 148 millones para reforzarse en España

La subsidiaria española de la cementera Holcim, tercera en el ranking local de productores, ha acordado la compra del 100% de Tarmac Iberia. La operación asciende a 148 millones de euros y complementa su negocio de suministro de hormigón y áridos en Madrid, Levante y Cataluña.

La filial española de la cementera suiza Holcim sorprendió el viernes al mercado con la compra de una productora local de hormigón y áridos, Tarmac Iberia, por 148 millones. En pleno cambio de ciclo para el sector de la construcción se trata de la mayor operación -fraguada en los últimos tres meses- cerrada en suelo español por una cementera en 2008.

'Ha surgido la oportunidad y Tarmac Iberia complementa a la perfección la actividad de Holcim España', explica Jenner Rocha Silva responsable del área de Áridos, Hormigón y Mortero de Holcim España. La actividad de la compradora en el suministro de hormigón y áridos se centra en el sur de Madrid, sur de la Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía y Galicia. Tarmac, antigua Steetley Iberia, atiende al norte de Madrid, Castilla La Mancha, zona norte de Levante y Cataluña.

La ofensiva de Holcim contrasta con el momento que vive el sector: el consumo de cemento ha caído un 10,7% entre enero y abril de 2008, en relación con el mismo periodo del año anterior, y alcanza los 16,7 millones de toneladas. 'Esto da idea de la apuesta que hace nuestra compañía por España', argumenta Rocha.

La entidad adquirida pertenecía hasta ahora a la multinacional británica Anglo American, especializada en la extracción de recursos naturales. Con sede en Madrid, emplea a 460 personas y es titular de 43 plantas de hormigón, ocho instalaciones de áridos y una cantera que entrará en funcionamiento próximamente. Entre sus últimos hitos figura el suministro de 50.000 metros cúbicos de hormigón para la estructura de Torre Espacio, el rascacielos levantado por OHL en la zona norte de Madrid.

Las cifras de Tarmac señalan unas reservas de unos 100 millones de toneladas de áridos. A lo largo de 2007 comercializó 2,8 millones de metros cúbicos de hormigón y 7,8 millones de toneladas de áridos, lo que supuso una facturación de 200 millones.

La operación, expuesta al dictamen de competencia, refuerza a Holcim España como uno de los líderes del sector. Entre sus activos figuran seis fábricas de cemento (de las 37 que existen en España), 70 plantas de hormigón, 22 instalaciones de áridos y seis de mortero. Tras Portland y Cemex ocupa la tercera plaza entre los productores del país, con 1.800 empleados.

Transición

En un principio, los planes de Holcim pasan por mantener la plantilla y cúpula directiva de Tarmac, encabezada por Francisco Irazusta. En cuanto a la marca, cambiará a Holcim Áridos y se espera que la operación se cierre en torno a septiembre.

Esta inversión llega tras la reestructuración de las divisiones de Holcim en España, anteriormente organizadas en direcciones territoriales. En la actualidad la compañía se divide en áreas de negocio: cemento, áridos, hormigón y mortero. Y es la primera de ellas la que soporta un mayor protagonismo en las ventas.

Entretanto, se mantiene abierto un proceso de transición en el que su consejero delegado, el suizo Saverio Banchini, está dejando las riendas de la empresa en manos del francés Alain Bourguignon, actual director general operativo de Holcim España y que ocupó en el pasado el mismo cargo en la subsidiaria de Francia-Benelux.

Goteo de operaciones en 2008

Pese al fuerte descenso que experimenta el consumo de cemento en España, no han dejado de sucederse las operaciones corporativas a lo largo de 2008.

Arrancó el año con la noticia de que Cementos Molins había adquirido, de Grupo Prasa, el 65% de la cementera tunecina Sotacib por 86 millones de euros.

El 8 de febrero, Lafarge, que controlaba el 50% del fabricante de materiales de construcción GLA en España -mediante la absorción de Orascom Cement-, avanzó hasta el 100%.

Un mes después el grupo luso Cimpor se hizo con dos empresas y tres plantas de hormigón preparado en España. La inversión fue de 39,95 millones, a los que se sumaron otros 6,2 millones en abril con la suma de una cantera y dos centrales de hormigón en Córdoba a su cartera de activos.

De forma paralela se están dando otros dos fenómenos en el sector cementero: disminuir importaciones para sacar al mercado toda la producción nacional y mantener los márgenes pese a la caída de ventas; y tratar de buscar nuevos mercados fuera de España.

El viernes directivos de Financiera y Minera (FYM) aseguraron que la compañía exporta a Francia, desde abril, miles de toneladas de cemento procedentes de su fábrica de Málaga. Además, según informa Europa Press, no descarta otros destinos complementarios en países emergentes donde la construcción sigue creciendo.