Cumbre del G8

El Fondo Monetario Internacional augura un largo periodo de crecimiento débil

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, auguró hoy un ¢largo período de bajo crecimiento¢ para la economía mundial, pese a los buenos datos macroeconómicos del primer trimestre.

En rueda de prensa al término de la cumbre de ministros de Finanzas del G8 en Osaka (Japón), Strauss-Kahn indicó que habrá una ralentización, aunque ¢no será muy profunda¢ y la simbolizó en ¢una letra U¢, con una caída pronunciada que durará un tiempo hasta volver a remontar.

El director gerente del FMI admitió no obstante que los datos de PIB del primer trimestre en Europa, Estados Unidos y Japón han sido ¢mejores de lo esperado¢, pero dijo que ¢el perfil de los próximos meses no variará substancialmente¢.

El Fondo Monetario hará pública el próximo 24 de julio una nueva previsión económica mundial, que su director no quiso adelantar, y que podría variar el pronóstico de 3,7% de crecimiento que adelantó en abril pasado.

Alza del crudo y de los alimentos

Además, el responsable de la institución multilateral se refirió en la rueda de prensa al aumento de los precios de los alimentos y el petróleo, aspecto que prácticamente copó la reunión en Osaka de los ministros del G8 (países más industrializados y Rusia).

En su opinión, hay razones ¢de economía real¢ detrás de esos fuertes incrementos, sobre todo el desequilibrio entre la oferta y la demanda para las materias primas, si bien reconoció que ello ¢no es suficiente para explicar¢ un aumento de precios que, en el caso del petróleo, se ha duplicado en un año.

Strauss-Kahn dijo que en el encuentro algunos ministros de Finanzas hablaron de la posibilidad de que los movimientos especulativos sean una de las razones, si bien sólo el italiano Giulio Tremonti lo ha dicho abiertamente en este encuentro.

La cumbre económica de Osaka acabó hoy con una declaración del G8 (EEUU, Francia, Alemania, Reino Unido, Canadá, Italia, Japón y Rusia) que expresa su preocupación por las presiones inflacionistas derivadas del alto precio del petróleo y los alimentos, y por los ¢vientos en contra¢ que amenazan a la economía mundial.