Rentabilidad

La deuda cae ante la expectativa de que la Fed suba los tipos

Las palabras del presidente de la Fed, Ben Bernanke, de que el riesgo de un 'descenso sustancial' de la actividad económica de EE UU ha disminuido han elevado la expectativas de un inminente alza de tipos. La consecuencia en la deuda pública ha sido inmediata. La rentabilidad de los bonos a 10 años llegó al 4,09%, el nivel más alto del año. El bono a dos años, el más sensible a los movimientos de tipos aumentó su rentabilidad en 18 puntos básicos, hasta llegar al 2,9%.

El rendimiento que aporta la deuda es una cantidad fija en términos absolutos. Por eso, la caída del precio del bono hace que la rentabilidad en términos porcentuales crezca.

En el mercado de futuros, la apuesta principal para la próxima reunión sigue siendo que la Fed dejará sin tocar los tipos en el 2%. Pero el encuentro de agosto próximo, un 46,2% ya pronostica un incremento hasta el 2,25%.

Una política monetaria más restrictiva de la Fed encierra un gran potencial para combatir la inflación. El movimiento encarece el dólar, lo que hace más cara la inversión en materias primas, el principal motor de la subida de los precios. Por contra, un alza de tipos del BCE acarrea un fortalecimiento del euro y, en consecuencia, un rápido trasvase de flujos de inversión hacia las materias primas, el activo de moda este año.

RENTA FIJA EUROPEA

La rentabilidad del bund a 10 años, el valor más líquido de la renta fija europea, llegó ayer a 4,522%. La fuerte presión inflacionaria en Europa (3,3%) ha alimentado la expectativa de un alza de tipos y ha llevado al bund del 3,688% al 4,522% en tres meses.