Eurocopa 2008

España mara-Villa: 4-1 a Rusia

La selección española de fútbol debutó en la Eurocopa mejor imposible. El equipo de Luis Aragonés goleó 4-1 a Rusia en el primer partido del Grupo D disputado en la ciudad austríaca de Innsbruck, en una jornada en la que brilló el atacante David Villa, quien marcó tres goles. El cuarto tanto fue obra de Cesc.

El delantero asturiano Villa abrió el marcador tras un pase de Fernando Torres a los 20 minutos y marcó el segundo antes del descanso, tras un gran pase de Andrés Iniesta. Villa puso el 3-0 a los 75, tras superar a la defensa rusa.

Por su parte, Rusia descontó a los 86, con un remate de cabeza de Roman Pavlyuchenko a la salida de un tiro de esquina.

En el tiempo de descuento, Cesc Fábregas conectó un cabezazo que puso el 4-1 para España.

España se asentó en el partido rápidamente y tuvo un par de posibilidades por medio de Torres, que envió un remate desviado a los ocho minutos, y de Villa, que elevó un disparo sobre el travesaño.

Rusia también mostró cierta peligrosidad con Yuri Zhirkov y Pavlyuchenko.

Sin embargo, España rompió el cerrojo ruso cuando Torres alcanzó un pase de 30 metros del lateral Joan Capdevila para habilitar a Villa, quien definió con tranquilidad y clase.

Rusia casi empata dos minutos después, cuando Konstantin Zyryanov hizo vibrar un poste con un remate que superó al portero Iker Casillas.

Después, Torres tuvo un par de oportunidades de extender la ventaja española, pero fue Villa quien se robó todas las miradas de la noche al marcar otros dos tantos y convertirse en la gran figura de la victoria española.

Una victoria no tan fácil

El entrenador de España, Luis Aragonés, asegura que no fue tan fácil como parece ganar a Rusia. ¢Aunque parece lo contrario, hacer cuatro goles a un equipo como Rusia no es fácil porque es una selección con una condición física muy fuerte¢, dijo Aragonés en una rueda de prensa tras el partido.

Aragonés espera que esta victoria tenga un efecto positivo para el futuro. ¢Vamos a ir cogiendo la identidad y la moral¢, apuntó el ¢Sabio de Hortaleza¢.