Música

Las discográficas demandan a Pablo Soto, el creador del Napster español

Promusicae y las discográficas Universal, Sony-BMG, Warner y EMI han presentado una demandada contra Pablo Soto ante los juzgados de lo Mercantil de Madrid por crear tres webs que proporcionan programas para el intercambio ilegal de música protegida.

Las discográficas demandan a Pablo Soto, el creador del Napster español
Las discográficas demandan a Pablo Soto, el creador del Napster español

En la demanda reclaman al joven español 13 millones de euros, argumentando que Pablo Soto ha desarrollado sus aplicaciones informáticas y sus páginas web www.Blubster.com, www.Piolet.com y www.manolito.com 'con evidente ánimo de lucro'. Los demandantes, que le acusan de proporcionar programas P2P para el intercambio ilegal entre particulares de música protegida, exigen además la inmediata clausura de las páginas web.

A lo largo de los más de 100 folios de escrito, las discográficas acusan a Soto, de 28 años, de desarrollar el software con una 'conducta parasitaria' para obtener provecho de la obra de otros. En un comunicado, Promusicae aseguró que en los hechos de la demanda se detalla cómo el joven no sólo desarrolló la aplicación disponible a través de sus páginas web sino que también dispone de 'un entramado mercantil paralelo' para la gestión de los beneficios de su actividad 'presuntamente ilícita'. Así, Blubster se corresponde con la firma Optisoft, SL, Piolet pertenece a Piolet Networks, SL, y Manolito aparece vinculada a M Punto 2 Punto Technologies, SA. En las tres sociedades figura el mismo domicilio fiscal, 'que no es otro sino que la dirección particular de Soto'.

La nota indica que el demandado obtenía ingresos por dos vías. Por un lado, ponía a disposición de los usuarios una versión de pago de las aplicaciones y, por otro, tenía enlaces publicitarios asociados a sus webs. El comunicado añade que, según las indagaciones de una agencia de detectives contratada por Promusicae, Soto explicaba personalmente a los interesados en contratar publicidad que sus tarifas 'no son por clics, sino por volumen' y que aceptaba clientes 'a partir de 10.000 dólares mensuales, negociables'.

Soto, que cuenta con los servicios de dos abogados especializados en estos asuntos, David Bravo y Javier de la Cueva, aseguró ayer a CincoDías que la demanda carece de solidez argumental. 'Su razonamiento es que como he diseñado una tecnología que permite intercambiar archivos soy responsable de todo lo que se haga con ese software. Es como si al fabricante de un navegador se le denunciase porque su aplicación se usa para acceder a pornografía infantil, o si a un fabricante de coches se le demandase por un atropello con uno de sus vehículos'.

El creador del software P2P reconoce abiertamente que se lucra con sus desarrollos. 'Es lógico. Somos una empresa. Hacemos I+D y hemos distribuido ya nuestro producto a 20 millones de usuarios. No creo que ningún juez vaya a tachar de ilegal el desarrollo de un código, de una tecnología'. Este español, que tiene su propia entrada en Wikipedia y lleva participando en foros internacionales sobre P2P desde los 24 años, está convencido de que las discográficas 'buscan un impacto mediático. Saben que no tenemos 13 millones. Somos una pyme y esa cantidad es 10 veces mayor a lo que hemos facturado en toda nuestra historia'. Asegura que aún no han tenido beneficios.

Soto también critica que las discográficas hayan querido 'pintar' sus tres empresas como un entramado oscuro de sociedades. 'Todo es público, estamos al día con los impuestos y en ningún momento hemos ocultado que tenemos versiones de pago de nuestro software, que permiten grabar CD, y por las que cobramos 14,95 euros'. Soto explica que la venta de estas aplicaciones representa el 15% de los ingresos; el resto procede de la publicidad.

Este empresario acusa a las discográficas de querer tener el monopolio de la distribución de la música. 'Ya hay muchos músicos que trabajan con el modelo copyleft y necesitan herramientas como las nuestras para tener canales alternativos de distribución. Y eso es lo que quieren frenar', asevera Soto, a quien se le comprara con Shawn Fanning, creador de Napster.

La defensa acusa a los demandantes de querer frenar la competencia

El abogado Javier de la Cueva aclara que existen en España ocho sentencias sobre copyleft, y dos explican particularmente bien que la industria ha evolucionado de un único modelo de negocio 'dominado por las discográficas' a otro donde ha entrado en escena el mundo de la música libre. 'Es el movimiento copyleft, que está reconocido jurídicamente', continúa De la Cueva. El abogado afirma que la demanda contra Soto 'no es contra el P2P. Lo que buscan es evitar la competencia que les está surgiendo a través de nuevos canales. Iremos con el caso a las instancias que haga falta'.