Crisis inmobiliaria

España podría cerrar 2008 con hasta 850.000 viviendas sin comprador, según Goldman

El exceso de viviendas pendientes de venta puede ser más negativo para el sector inmobiliario en España que las restricciones del mercado crediticio, según un informe de Goldman Sachs publicado en The Wall Street Journal

¢El exceso de oferta es una amenaza aún mayor que un crédito más restringido para el mercado español de la vivienda¢, señala el rotativo, que cita datos del banco de inversión Goldman Sachs para apuntar que al final de 2008 podría haber hasta 850.000 viviendas sin comprador y un año después hasta 1,1 millones.

¢Eso equivale a alrededor de un 4% del total en inventario en España. Tomará años despejar el mercado, puesto que la demanda de casas es normalmente de alrededor de 400.000 unidades al año¢, señala el diario.

Para afrontar esa situación y vender con rapidez, los promotores deberán recortar los precios y, de hecho, cada día hay más casos de inmobiliarias con problemas de liquidez que ofrecen ya grandes descuentos.

¢Si esas anécdotas se convierten en una tendencia, el descenso ordenado puede convertirse en una aniquilación¢, señala el diario, que recuerda que numerosos observadores externos han esperado durante meses, e incluso años, un colapso del mercado de la vivienda en España.

¢Hasta ahora se han quedado decepcionados¢, asegura el diario neoyorkino, que no descarta sin embargo que la situación pueda variar pronto.

El esperado enfriamiento del mercado inmobiliario ha sido ordenado hasta ahora y los precios subieron a un ritmo anual del 3,8% en el primer trimestre de este año, menos que la tasa de inflación del 4,5%.No obstante, ese incremento refleja un comportamiento ¢mucho mejor¢ que los descensos visto en Estados Unidos y el Reino Unido, según el diario financiero.

El artículo recuerda que la tasa de préstamos morosos o con riesgo de mora está aumentando, aunque desde un bajo nivel, debido al incremento de los tipos de interés y a un mayor desempleo, lo que ha elevado la cautela de los bancos y también entre los compradores.

Como resultado, las ventas de viviendas han bajado con fuerza y en marzo se constató un descenso del 38% respecto a un año antes, asegura el diario.

Merryl Lynch coincide

Por su parte, el banco de inversión Merrill Lynch indicó en un informe sobre el mercado inmobiliario español que el frenazo en la demanda de vivienda tanto de los españoles como de los compradores extranjeros hace evidente el problema de sobreoferta de vivienda, que también situó en el entorno de las 850.000 unidades, suficiente para cubrir "al menos la demanda de tres años".

En este sentido, los analistas de Merrill señalaron que no se trata de un problema uniforme y advierten de que las regiones con mayor problema de sobreoferta serían Andalucía, Castilla La Mancha y Murcia, seguidas de Islas Canarias, Aragón y La Rioja.

Asimismo, el banco señaló que el enfriamiento del mercado inmobiliario y las restricciones de crédito restan interés al mercado inmobiliario español de cara a la demanda extranjera, mientras que advierte de que, pese al fuerte crecimiento de la inmigración registrado, "las evidencias demuestran que un significativo número de inmigrantes fueron contratados por empresas de la construcción, lo que, ante el áspero escenario para el sector, apunta a que la demanda de vivienda por parte de los inmigrantes está también destinada a caer".