Procesos judiciales

Los clientes del Grupo inmobiliario Jale piden la paralización del proceso concursal

Un grupo de clientes de Grupo Jale, que presentaron querellas criminales contra el propietario de Grupo Jale, José Antonio López Esteras, y dos de sus hijos, por presuntos delitos de estafa, malversación de fondos, apropiación indebida, insolvencia punible y daños por imprudencia grave, pidieron a la titular del Juzgado de lo Mercantil la paralización del concurso voluntario de acreedores abierto por los propietarios de Jale Construcciones e Inmobiliaria Amuerga.

Según indicaron fuentes judiciales, esta petición la realizan estos afectados en cumplimiento del artículo 40 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, de forma que, según dichas fuentes, el juez del juzgado de instrucción de Jerez de la Frontera (Cádiz), que ha iniciado las diligencias penales, pidió información a la titular de lo Mercantil.

Asimismo, las fuentes recordaron que a raíz del procedimiento penal abierto se han embargado bienes de Inmobiliaria Amuerga, en concreto sobre seis propiedades en Cádiz, Jédula, Jerez, Estepona y El Puerto de Santa María, como medida cautelar decidida por la autoridad judicial, por un valor de 500.000 euros ¢aunque esos inmuebles valen mucho más¢.

Los afectados invirtieron en promociones de Jale, algunas de las cuales están ya terminadas y otras ni siquiera están empezadas. Además apuntaron que muchas de estas promociones están hipotecadas.

La semana pasada, el propietario de Grupo Jale, José Antonio López Esteras, y uno de sus hijos, declararon como imputados por varios delitos de estafa, malversación de fondos, apropiación indebida, insolvencia punible y daños por imprudencia grave, a raíz de la presentación de querellas criminales por parte de 12 clientes, que reclaman al empresario más de un millón de euros, contando daños y perjuicios.

Un juzgado de instrucción de Jerez de la Frontera admitió a trámite la primera querella contra Inmobiliaria Amuerga -perteneciente a grupo Jale y declarada en suspensión de pagos- y donde se instruye el procedimiento abierto por los diversos delitos que se le imputan, que podrían sumar 12 ó 14 años de cárcel en el caso de que sea condenado por los mismos.

Avales no permitidos y Letras duplicadas

Este primer cliente decidió presentar la querella criminal contra los propietarios de Inmobiliaria Amuerga, perteneciente al grupo Jale, por ¢haber entregado cantidades y no se ha hecho ninguna obra y además no se emitieron los avales bancarios, o póliza de seguro de afianzamiento colectivo, de las cantidades entregadas a cuenta, que permiten que, en caso de suspensión de pagos o de algún problema en la empresa, el cliente pueda acudir al banco y mediante al aval recuperar el dinero invertido¢.

La emisión de esos avales están obligados por ley ¢y además figuraba en el contrato suscrito con Jale¢, según indicaron las fuentes, que precisaron que en este primer caso ¢se cargaron en cuenta una serie de letras que habían sido anuladas anteriormente¢.

¢Los propietarios de Amuerga no avalaron las cantidades, a pesar de que ello estaba recogido en los contratos, y se dio la circunstancia de que se presentaron suspensión de pagos¢, agregaron las fuentes, que precisaron que ¢no hay nada construido en la promoción Residencial San Mateo¢ y apuntaron que en esta primera querella se reclaman un total de 620.000 euros, contando los daños y perjuicios.

Explicaron que a raíz de esa querella ¢se presentaron pequeños compradores que estaban en una situación similar aunque de menor envergadura, y se acumularon querellas en el mismo procedimiento¢, de forma que se presentaron otras 12 querellas, en las que los clientes habían entregado cada uno 30.000 euros, de forma que se les debe cantidades por 360.000 euros, a los que hay que sumar 120.000 euros por daños y perjuicios.