Precios

El petróleo frena el consumo y se aleja de su récord histórico

Los precios del petróleo se alejaron esta semana de los récords históricos de hace diez días, ante las señales de que su sostenida y fuerte escalada ha frenado ya el consumo de combustibles en Estados Unidos y otros países.

El valor del barril de Brent -el de referencia para Europa- para entrega en julio terminó ayer a 127,78 dólares en el Intercontinental Exchange de Londres (ICE), casi un 3 por ciento menos que el viernes anterior (131,57 dólares), con una clara distancia de su máximo histórico de 135,14 dólares.

De forma similar, en la Bolsa Mercantil de Nueva York (NYMEX) el precio del Petróleo Intermedio de Texas (WTI), referente para EEUU, terminó a 127,35 dólares, frente a los 132,19 dólares del cierre de la semana anterior.

Y según informó ayer el secretariado de la OPEP, el crudo referencial de la organización se vendió el jueves a 124,27 dólares por barril, un 2,6 por ciento menos que el récord histórico de 127,59 dólares batido el día 23 de mayo.

A este alivio han contribuido los más recientes datos sobre la demanda de combustibles en Estados Unidos, de lejos el mercado de mayor consumo energético a nivel mundial, que reflejaron un retroceso en el consumo debido a los elevados precios de la gasolina y otros productos, así como por la ralentización de la economía.

El Departamento de Energía de EE UU informó de que en las últimas cuatro semanas el volumen de combustibles suministrados al mercado fue un 0,7 por ciento menos que el pasado año en la misma época.

Además, según la misma autoridad, el consumo total de crudo en EE UU cayó en marzo al nivel más bajo de los últimos cinco años, cerca de 800.000 barriles diarios menos que en marzo de 2007, y la consultora especializada JBC Energy vaticinó que en 2008 la demanda de productos petrolíferos en la primera potencia mundial retrocederá en 270.000 bd respecto al año pasado.

¢Los altos precios del petróleo continúan golpeando los bolsillos de los consumidores¢, destacó la asesora en uno de sus análisis.

Estos datos y una apreciación del dólar frente al euro favorecieron la moderación de los precios del ¢oro negro¢ y se impusieron sobre otras noticias alcistas, como una inesperada y fuerte caída del nivel de los inventarios de crudo en EEUU, debida principalmente a una menor importación de esa materia.

No obstante, los precios siguen en un nivel extremadamente elevado, que ha hecho sonar las alarmas de los consumidores, y los analistas coinciden en destacar a la especulación financiera en los mercados de futuros como el factor más determinante de su comportamiento volátil e impredecible.

Fuentes cercanas a la OPEP explicaron a Efe que se calcula en cerca de 40 dólares la prima por especulación que tiene actualmente el precio del barril, puesto que su valor estrictamente ligado a los fundamentos físicos del mercado (oferta, demanda y reservas) debería situarse actualmente entre 80 y 85 dólares.

Reflejo de la elevada especulación es el hecho de que para julio se han vendido ya 300 millones de barriles diarios (mbd), cuando la demanda mundial se calcula en 86 mbd, por lo que más de 200 mbd son ¢papeles¢ de especuladores financieros e inversores que refugian su capital en los contratos de futuros del petróleo.

Ante este ambiente, los mercados se ven influidos por factores psicológicos, entre ellos la insistencia de la OPEP en no incrementar su oferta para frenar la subida del precio.

Y si la semana pasada impactaron pronósticos de que los precios seguirán la escalada hasta los 140 e incluso 200 dólares por barril, la reinversión de la tendencia alcista se produjo esta semana después de que el magnate financiero George Soros advertiese de que el espectacular alza del petróleo tiene todos los visos de una burbuja especulativa, que podrá estallar cuando EE UU y el Reino Unido entren en una recesión.