Caída bursátil

La SEC investiga las transacciones anteriores al colapso de Bear Stearns

El banco de inversión estadounidense Bear Stearns, que tuvo que ser rescatado por la Reserva Federal y JPMorgan Chase el pasado mes de marzo ante el riesgo de declararse en bancarrota, entregará documentación a la Comisión del Mercado de Valores de EEUU (SEC) en el marco de la investigación que el regulador desarrolla para esclarecer las causas del desplome de la entidad, según informa el diario The Wall Street Journal.

De acuerdo con la información del periódico, Bear Stearns entregará a la SEC documentos relativos a los movimientos realizados por Goldman Sachs, Citigroup, Citadel Investment y Paulson & Co en los días anteriores al colapso del banco.

La SEC pretende esclarecer si se produjo algún tipo de acción coordinada ilegal que constituyera una manipulación o que contribuyera al colapso de Bear Stearns.

En concreto, Goldman Sachs, Citadel Investment y Paulson & Co abandonaron alrededor de 400 transacciones en las que Bear Stearns tomaba parte, una cifra muy superior a la del resto de entidades.

De este modo, la SEC ha pedido a Bear Stearns que destaque cualquier actividad inusual en la documentación de las transacciones, algo que Bear Stearns hará en breve, según fuentes conocedoras de la situación.

No obstante, el diario señala que los documentos no sugieren la existencia de comportamientos inapropiados y apunta que podrían argumentarse múltiples razones por las que los 'hedge funds' y otros inversores pudieron haber querido limitar su exposición a Bear Stearns. Asimismo, algunos actores financieros, incluyendo a Goldman Sachs, incrementaron de manera simultanea su exposición en unos acuerdos mientras reducían los riesgos en otros.

Por otro lado, la SEC ha enviado también requerimientos de documentación y datos a varios 'hedge funds' como parte de una investigación informal respecto al potencial uso de información privilegiada o manipulación del mercado. La SEC busca profundizar de manera más intensa en los lazos existentes entre los 'hedge funds', sus clientes y los bancos de inversión, con especial atención a los flujos de información y al potencial uso de información privilegiada.

Estos documentos confidenciales identifican por primera vez a los agentes del mercado que negociaron con Bear Stearns en las semanas anteriores al colapso de la entidad, así como el número de transacciones que se ejecutaron.