Mercados

Ocho gestoras devuelven 10,6 millones a sus partícipes

La CNMV exige transparencia con las dobles comisiones.

La CNMV no iba de farol. En los últimos 14 meses, ocho gestoras se han visto obligadas a devolver a sus clientes más de 10,6 millones de euros. El quid de la cuestión radica en que los fondos de fondos soportan, inexorablemente, una doble comisión: la que les aplica su gestora y la de las carteras en las que invierten. Pero las gestoras, haciendo uso de su capacidad de negociación, obtienen descuentos sobre estos últimos costes. Lo cuestionado es que ese dinero ahorrado no beneficiaba a los partícipes de los fondos, sino que se lo quedaba la gestora.

El organismo que preside Julio Segura discrepaba de esta forma de actuar y en febrero de 2006 mandó una carta en la que advertía que 'las retrocesión de comisiones de gestión ... es una práctica legítima siempre que el importe retrocedido se abone al fondo y, en consecuencia, minore los costes de inversión'. Dicho y hecho. Las gestoras se pusieron manos a la obra y, desde entonces, dejaron de embolsarse ese dinero como propio. Sin embargo, el daño ya estaba hecho, pues la 'mala práctica' había tenido lugar desde hace años.

La primera en salir a la palestra fue la gestora de Bankinter, que devolvió 2,11 millones de euros en marzo de 2006, aunque, previamente, la CNMV ya había amonestado a Allianz por haberse quedado con 110.000 euros. Unas semanas más tarde, UBS Gestión también tuvo que resarcir con 3,26 millones de euros a sus clientes, y le siguieron Morgan Stanley Gestión (347.012 euros), Inversafei (2,9 millones), Interdin Gestión (329.258 euros) y BNP Paribas Asset Management (821.000 euros). La última fue Ahorro Corporación Gestión, propiedad de las cajas de ahorros, que la semana pasada anunció la devolución de 746.619 euros a los partícipes de cinco de sus fondos.

Desde las gestoras se ha acatado la decisión de la CNMV, si bien critican su carácter retroactivo, puesto que hasta comienzos de 2006 no había habido ningún problema con esta operativa. Con todo, la Mifid, ya traspuesta a la normativa nacional, aclara la ilicitud de estas comisiones, puesto que explicita que las empresas de servicios de inversión sólo pueden recibir incentivos si contribuyen a elevar la calidad del servicio al cliente y, en todo caso, se le tiene que haber informado previamente.

Tras los casos conocidos, el sector opina que no se esperan más casos, al menos importantes, de devolución de los ingresos por retrocesión de comisiones, puesto que la doctrina está ya meridianamente clara.

La misión de encontrar antiguos inversores

El procedimiento de dar con todos los partícipes perjudicados es complejo. Hay que recordar que muchos de estos fondos llevaban años arrastrando este tipo de prácticas y que, en muchos casos, los clientes actuales ni siquiera son los afectados. Es el caso de los cinco fondos afectados de Ahorro Corporación Gestión, creados a finales de 2001, que desde enero de 2006 cumplen al pie de la letra con la normativa y que han perdido a una buena parte de sus partícipes desde finales de 2005. Así, el número de clientes de los Multiestrellas Selección 20, 35, 50, 65 y 90 se ha reducido en unos 4.800, lo que supone más del 63%. Además, fueron varias las cajas de ahorro que participaron en la comercialización, lo que dificulta todavía más la misión y encarece el proceso.