'Telecos'

Italia fuerza a Telefónica a devolver su licencia de móvil

Las esperanzas eran escasas y no se han visto defraudadas. La Corte de Apelaciones a la que había recurrido Telefónica para frenar la retirada de su licencia de telefonía móvil de tercera generación en Italia ha fallado en su contra. La justicia respalda así la postura del Gobierno, que lleva años intentando quedarse con las frecuencias para volver a venderlas, una posibilidad que ha disparado la polémica.

Italia fuerza a Telefónica a devolver su licencia de móvil
Italia fuerza a Telefónica a devolver su licencia de móvil

Hace tiempo que Telefónica limpió sus cuentas de cualquier recuerdo de la compra de licencias de telefonía móvil de tercera generación en Italia y Alemania. La operadora ha blindado sus finanzas ante las circunstancias negativas que puedan derivarse de lo que todavía son sus posesiones, pero eso no significa que haya dejado de luchar por ellas.

Y esta batalla se libra en los tribunales, donde las noticias no son positivas. Menos aún en Italia, donde ha habido un fallo muy reciente radicalmente en contra de los intereses de Telefónica.

Se produjo el pasado día 14 y procede de la Corte de Apelaciones. ¿El veredicto? La operadora debe devolver la licencia que compró en 2000 junto a otros socios por 2.443 millones, a los que en 2003 se sumaron otros 826 millones, ya que no ha cumplido las condiciones de despliegue e inversión asumidas en la concesión, según fuentes conocedoras del proceso.

TELEFÓNICA 4,17 0,75%

El tribunal se alinea así con la postura del Gobierno italiano. El Ejecutivo lleva años batallando contra Telefónica para recuperar la licencia. Sus argumentos son los mismos que ha esgrimido la Corte de Apelaciones, que rechaza la tesis de la operadora española de que Italia ha cambiado las reglas del juego de manera constante desde que consiguió la concesión. Telefónica nunca ha intentado convencer a la justicia de que ha cumplido lo prometido cuando compró las frecuencias, porque la actividad se congeló por falta de expectativas de rentabilidad antes de iniciarse el servicio, sino que ha elaborado su defensa sobre el valor de la licencia. Los abogados de la española argumentan que se pagó de más y que luego el Gobierno ha rebajado el valor de lo vendido en varias decisiones que casi regalaban el espectro radioeléctrico, así que tiene derecho a que se le devuelva toda su inversión.

La Corte de Apelaciones no lo ve de la misma manera. El fallo es rotundo, pero todavía no está redactada la sentencia, lo que impide conocer el razonamiento. Hasta que el documento esté listo, no se sabrá si hay posibilidades y motivos para recurrir y seguir luchando.

Porque ésa es la intención de Telefónica. 'Navegamos contra corriente, lo sabemos, pero es nuestra obligación presentar batalla en defensa de los intereses de nuestros accionistas. Seguiremos peleando mientras exista esa posibilidad', explican fuentes cercanas a la compañía.

El Gobierno tampoco tiene intención de tirar la toalla. De hecho, tiene muy claro lo que quiere hacer cuando consiga la concesión de Telefónica. Su objetivo es volver a subastar esas frecuencias y conseguir ingresos adicionales para sus arcas.

En esta línea se manifestó la semana pasada la Agencia de las Comunicaciones italiana, con una recomendación al Ejecutivo para volver a vender la posesión de Telefónica. Todavía no especifica las condiciones, ni el calendario, ni da detalle alguno -entre otras cosas porque las frecuencias todavía no se han nacionalizado-, pero la recomendación ha sido suficiente para soliviantar al sector.

Y es que Telefónica ha conseguido un aliado insospechado en su lucha. Es Hutchison, rival acérrimo en Reino Unido, por ejemplo, que ganó en 2000 en Italia una licencia igual a la de la operadora española. También pagó una suma millonaria por ella y no está dispuesta ahora a que la concesión se venda a precios inferiores a los de entonces. La compañía, según fuentes del sector en Italia, está dispuesta a denunciar al Gobierno por discriminación y competencia desleal si lo hace.

Las operadoras de móvil italianas prefieren un reparto de las frecuencias entre ellas, porque la reventa de la licencia podría suponer la entrada de un nuevo competidor en el país. Esta situación no se dará mientras Telefónica conserve su posesión.

Menos participación

Telefónica nunca ha tenido la mayoría en el consorcio que compró la licencia italiana, pero ha estado muy cerca. Al principio, disponía de un 49,67% y a lo largo de los años ha reducido la participación hasta el 39,92%. Entre sus socios han estado Sonera o Fiat.

Telecom Italia niega un proyecto de fusión

En el frente judicial, la batalla de Telefónica todavía se remonta a la licencia de telefonía móvil ganada en 2000, pero en territorio operativo, la española está muy lejos de estos recuerdos. La partida que juega Telefónica en Italia es distinta y lleva por nombre Telecom Italia, operadora de la que tiene más de un 7% y con la que negocia una alianza industrial.

Eso sí, por ahora no habrá fusión entre ambas. Pese a los deseos de algunos accionistas minoritarios, el presidente de Telecom Italia, Gabriele Galateri di Genola, negó ayer la existencia de un proyecto de integración con Telefónica. Cualquier hipótesis al respecto está 'fuera de lugar', declaró el ejecutivo a los periodistas en Portonovo di Ancona (centro de Italia), informa Europa Press. Galateri afirmó que Telefónica 'ha hecho una inversión estratégica en la que se incluye el desarrollo de fuertes sinergias, en un contexto de plena independencia recíproca'.