Crisis

La caída del consumo interno agrava la situación del sector textil

A pesar de que las exportaciones chinas en Europa siguen aumentando a un ritmo del 23% en el primer trimestre, la industria textil está más preocupada por el menor vigor del consumo en España. Sólo en el segmento del género de punto, las ventas se redujeron un 2,5%. El aumento del peso de la gran distribución es otro de los temores del sector.

El consumo en unidades del subsector del género de punto (prendas exteriores, interiores, baño y calcetería) cayó un 2,5% durante el primer trimestre del año en curso, retroceso que se matizó con un aumento testimonial del 1,1% en valor. Para el presidente de la Agrupación Española de este segmento, Juan Canals, la reducción de la demanda es el principal problema que afronta ahora el sector textil. La ralentización del consumo, que afectará especialmente al gremio del textil hogar por la crisis inmobiliaria, se aprecia también en los datos que aporta el Centro de Información Textil y de la Confección (Cityc), en los que se observa que las importaciones entre enero y marzo pasado aumentaron un modesto 2,2% (ver cuadro adjunto), frente al avance del 8,5% con que cerraron el año pasado.

Canals destaca que la salida para la industria en este tipo de situaciones pasa por centrarse en las exportaciones, pero tampoco parece este el mejor camino a tenor de la caída del 1,4% de las ventas en el exterior detectada hasta marzo (en parte por la estacionalidad de Semana Santa), que contrasta con la tendencia creciente de trimestres anteriores. El incremento de las exportaciones alcanzó el 6,2% en el conjunto del pasado ejercicio. En este sentido, el responsable del Cityc, Víctor Fabregat, asegura que ¢las previsiones sobre la exportación son muy inciertas, y dependerán de la evolución de la economía europea en los próximos meses¢. También preocupa ¢el fuerte aumento de los precios de las fibras, tanto naturales como químicas, demás de la elevada incidencia de los costes energéticos, especialmente del gas¢, añade Fabregat. Esta pérdida de actividad ha provocado una caída de la ocupación industrial del 7% en todo el sector hasta abril, una tendencia que seguirá en lo que queda de año. ¢Este es el dato más negativo de un mes de abril desde 2005¢, concluyó Fabregat. Con todo, la segunda de las preocupaciones para Juan Canals es la reducción del peso específico del comercio detallista en beneficio de las cadenas y de la gran distribución.

Según un estudio del Cityc, las ventas del pequeño comercio en ropa de hogar han pasado de concentrar una cuota del 58% en 2000 a algo más del 50% en 2007. Sin embargo, esta evolución seguirá hasta situarse en el 46% en el horizonte de 2012. En cambio, las cadenas han experimentado una progresión opuesta, pasando del 7% en 2000 a situarse en el 35% dentro de cuatro años. También en el género de punto ocurre lo mismo: La tienda tradicional controlaba el 25% del mercado hace ocho años, porcentaje que se redujo hasta el 23% en 2007, el primer ejercicio en el que fue superada por las cadenas, con una cuota del 25%. Esta pérdida de peso del comercio detallista supone una mayor dificultad para negociar precios con las grandes cadenas y una mayor penetración de las importaciones asiáticas. Precisamente, la avalancha asiática prosigue. La total liberalización de este año ha supuesto un aumento de las exportaciones chinas en la Unión Europea del 23%, hasta contabilizar un total de 5.240 millones en el primer trimestre, según los datos de la agrupación del género de punto.

Las exportaciones también sucumbieron un 1,4% hasta marzo, frente al aumento del 6,2% de 2007

Sigue el goteo de cierres de fábricas

El ajuste industrial prosigue. La semana pasada DB Apparel, fabricante de las marcas de ropa interior Abanderado y Princesa, anunció el cierre de dos plantas gerundenses de Cassá de la Selva y Massanes, que cuentan con una pantilla de 132 personas. Por otro lado, el grupo de hilados Pasarela también decidió desmantelar dos factorías, con 70 empleos.

La única vía para mantener la actividad textil en España es la especialización, como lo hizo Pronovias, que se ha convertido en un referente a nivel mundial. ¢Algunas empresas optaron por deslocalizar hace más de una década como una forma natural para internacionalizarse¢, explica Álex Flaqué, director ejecutivo del certamen Barcelona Bridal Week-Novia España, que se celebra del 30 de mayo al 1 de junio. Flaqué cree que la decisión de fabricar en otros países ¢se produjo de forma temprana, adaptando su estructura al mercado¢.

El sector de la moda nupcial agrupa en todo el Estado a 800 fabricantes. De esta cifra, cerca de un 50% se concentra sólo en Cataluña, que exporta el 70% de la producción.