EDITORIAL

El petróleo no da cuartel

El aéreo no es el único sector que tiene que aprender a convivir con un petróleo desbocado. El Brent tocó ayer los 135 dólares por barril y su precio lleva sumados más de 20 sólo en mayo. Es difícil estimar dónde está el techo para que la economía se vea sobrepasada por semejantes niveles. Las resistencias han ido cayendo una tras otra y, sin embargo, la economía mundial no se ha resquebrajado, a pesar de que atraviese momentos de fuerte debilidad. Ya se habla de los 150 y, por qué no, los 200 dólares. Los expertos consideran que no volverán los precios de hace un año, cuando el barril se compraba cercano a los 65 dólares. Puede ser, pero a pesar de la creciente demanda de los países emergentes, sobre todo de China, no es lógico que con EE UU -el primer consumidor del mundo- cerca de la recesión siga subiendo a estos ritmos. Los economistas más ortodoxos se están revolviendo, aunque quizá no habían contado con tanta especulación.