Ley

España rechaza que Italia considere delincuente al inmigrante irregular

La UE aprueba la ley que permite retener 18 meses a los 'sin papeles'

Fue un encuentro cordial que no escondió las enormes diferencias que separan a España e Italia en política migratoria. Diego López Garrido, secretario de Estado para la UE, expresó ayer, ante el ministro de Política Comunitaria de Italia, Andrea Ronchi, el rechazo de España a la propuesta de Silvio Berlusconi de considerar delito la inmigración ilegal.

López Garrido argumentó que la medida italiana podría desencadenar un 'desvío de flujos migratorios' hacia España y otros países. Es decir, criticó la política italiana en la medida que puede afectar a España.

En la rueda de prensa conjunta en el Ministerio de Asuntos Exteriores, el político español mostró su 'respeto' a la decisión del ejecutivo italiano aunque defendió que este tipo de decisiones deberían ser 'dialogadas y consensuadas' con los demás países de la UE. Ronchi justificó que la medida aprobada el miércoles por el Gobierno de Berlusconi responde a una 'situación de emergencia' y de inseguridad que vive Italia y apeló a la comprensión de sus socios de la UE.

Sin embargo, Ronchi se mostró contundente a la hora de secundar a Berlusconi, que defiende que en Italia tengan sitio sólo quienes respeten su 'cultura, religión y reglas de convivencia'. 'Quién no comparta esto, no puede estar en Italia, sobre todo aquellos que delincan', advirtió.

López Garrido respondió que considerar delincuente a un inmigrante irregular no 'es proporcionado y no es la mejor vía para resolver los problemas derivado de fenómeno migratorio'.

Horas después del encuentro, los embajadores de la 27 países de la UE aprobaron un primer borrador de la directiva que regulará la expulsión de inmigrantes irregulares. El último punto de discordia -ofrecer asistencia gratuita a los indocumentados- se cerró con una solución salomónica por la que esa ayuda legal se ofrecerá en función de las normas de cada país.

Por otra parte, el texto pactado por unanimidad establece que no se podrá retener a los inmigrantes sin papeles más de medio año, prorrogable a 18 meses en casos excepcionales. Ahora, la ley, deberá ser aprobada también por el Parlamento Europeo.

El 65% de los extranjeros tenía trabajo en su país

Uno de cada seis inmigrantes tenía trabajo en su país cuando decidió venir a España. Es uno de los resultados de la primera Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI) que publicó ayer el INE. Un 53,7% trabajaba como asalariado en su país y un 11,2% era autónomo o empresario. A pesar de las imágenes impactantes de pateras y cayucos llegando a la costa, una gran mayoría de los inmigrantes (63%) entraron a España en avión y sólo un 1% lo hicieron en cayucos o pateras. En 2,16 millones de hogares españoles reside al menos una persona nacida en el extranjero. La mitad de estos hogares está formado sólo por inmigrantes y en la otra conviven españoles y extranjeros. La mayoría de los hombres confiesa que llegó a España por motivos laborales mientras que las mujeres inmigrantes abandonaron su país por reencontrarse con su familia.