Aerolínea

Italia maquilla el crédito a Alitalia para superar la auditoría

El Gobierno italiano tomó ayer una decisión nada tradicional para dar un balón de oxígeno a las maltrechas finanzas de la aerolínea nacional, Alitalia. El Ejecutivo ha accedido a convertir el crédito de emergencia de 300 millones de euros aprobado por decreto ley para socorrer a la compañía en un activo que compute como tal en el balance. El objetivo es conseguir el visto bueno del auditor a las cuentas de Alitalia, pero pone en duda que la compañía vaya a devolverlo. El ministro de Economía italiano asegura, sin embargo, que se trata de una medida temporal 'para que los auditores internos no hagan preguntas', aseguró.

Lo que no evitará son las preguntas de la Comisión Europea. La maniobra contable invitará muy probablemente a un mayor escrutinio de Bruselas, que ya está investigando si el crédito de 300 millones viola la ley comunitaria.

Por otra parte, el director de recursos humanos de la compañía, Massimo Cestaro, anunció ayer su salida de la compañía.