Política

San Gil renuncia a liderar el PP vasco y confirma el divorcio con Rajoy

La presidenta del PP en el País Vasco, María San Gil, comunicó ayer al presidente de su partido, Mariano Rajoy, que no se presentará a la reelección en el cargo y que dejará el grupo popular en el Parlamento vasco. Se confirma, así, una separación que trascendió hace dos semanas, cuando María San Gil abandonó por discrepancias 'de fondo' la ponencia política del Partido Popular.

Desde entonces, el ambiente en el PP se ha enrarecido y se ha evidenciado aún más la división entre dos bloques. Por un lado, los que apuestan sin fisuras por Rajoy -Alberto Ruiz-Gallardón- y, por el otro, los que amagan con liderar o apoyar una candidatura alternativa -Esperanza Aguirre-. San Gil justificó, tras abandonar la ponencia política, que había perdido la confianza con Mariano Rajoy y se mostró decepcionada por el cambio de postura, según ella, que el PP ha tomado acerca de los nacionalismos periféricos.

Con estos precedentes, la reunión que mantuvieron ayer en la sede del PP en la calle Génova podía servir para firmar la tregua o confirmar, como así sucedió, un divorcio que debilita todavía más el discutido liderazgo de Mariano Rajoy al frente del PP.

Más allá de la política nacional, la salida de San Gil abre una nueva etapa en el PP del País Vasco, donde el pasado lunes, San Gil consiguió el respaldo para adelantar el congreso regional.

El apoyo, sin embargo, demostró la división que existe en el seno del partido acerca de los últimos movimientos de San Gil. Obtuvo 28 votos a favor, uno en contra y 32 abstenciones. Con su rechazo a presentarse a la reelección, el congreso del PP vasco que se celebrará en julio se prevé muy movido.