Inversor

Madrid espera turno en la gira 2008 del rico 'oráculo de Omaha'

Warren Buffett apuesta en Suiza por alimentos y lujo, y manda un recado al sector financiero.

Como si de Mick Jagger y sus Rolling Stones se tratara, Madrid espera hoy la llegada de Warren Buffett en su gira europea de 2008. El oráculo de Omaha, que como Jagger parece compensar el peso de los años con la adrenalina de la popularidad, pasó ayer por Lausana (Suiza) antes de aterrizar hoy en Madrid y cerrar el tour mañana en Milán.

Al igual que sucede en la junta de accionistas de su sociedad de inversiones Berkshire Hathaway, versión bursátil de un festival de rock que este año atrajo a 31.000 personas, cada palabra de Warren Buffett es captada, tamizada y analizada por periodistas y profesionales. Y también él sabe cuidar a sus oyentes. Ayer estaba en Suiza, y como corresponde habló de chocolate y de relojes. 'Buscamos negocios como Nestlé, que sean comprensibles', señaló Buffett, que también alabó el trabajo de compañías de lujo como Rolex.

Ahora, más allá del circo mediático, el hombre más rico del mundo, con una fortuna estimada de 40.000 millones de euros, ha señalado que ve oportunidades de compra en el mercado europeo, más que en las economías emergentes... Y tiene 35.000 millones de dólares (22.300 millones de euros) en la caja listos para ser invertidos. En compañías familiares, bien gestionadas, que operen en sectores con barreras de entrada y que ganen entre 32 y 58 millones.

Ibersecurities ve 17 valores que cumplirían los criterios de Buffett

Según Ibersecurities, hay una serie de cotizadas españolas que cumplirían estos criterios, si bien la gira de Buffett va precisamente enfocada a comprar empresas que no estén en Bolsa. Serían Sos, Campofrío, Adolfo Domínguez, Grifols, Rovi, Técnicas Reunidas, General Alquiler Maquinaria, Solaria, Uralita, Vidrala, Sol Meliá, Europac, Prosegur, Clínica Baviera, Codere, Barón de Ley y Dermoestética.

Buffett dejó un recado para el sector bancario: 'La cabeza de cualquier institución financiera debe ser el jefe de riesgos. Muchas entidades han estado gestionadas por personas que no han asumido esa responsabilidad'. Buffett ha sido desde 2003 un gran crítico de los derivados de crédito, pues consideraba que la falta de transparencia de estos instrumentos ocultaba los verdaderos riesgos a los que se exponía el sector financiero, como ocurrió. Por otro lado, y pese a la gira europea, Buffett dejó claro que no da la espalda a los negocios de Estados Unidos, 'me encanta comprar negocios allí', y añadió que no le preocupa que una recuperación del dólar pueda restar rendimiento a sus inversiones.