Planes de pensiones

Las pérdidas se van recortando en las carteras de renta variable

Poco a poco, la renta variable va recuperando terreno y algunos inversores suspiran por la posibilidad de que las pérdidas acumuladas a lo largo de estos meses transcurridos del año se lleguen a esfumar con la conclusión del año. De momento, algunos de los índices bursátiles más representativos, como el Ibex 35, han terminado la semana por debajo del 7% de pérdida en lo que va de año.

Esta semana, los planes de renta fija han sufrido un ligero traspiés que parece reflejar bien el estado de ánimo de los inversores y de los mercados en general sobre las perspectivas de los tipos de interés a seis meses o incluso más. Hay pocas esperanzas de suavización de la política monetaria ante el acoso de la inflación. Los mensajes que una y otra vez repiten las autoridades monetarias europeas no desmayan en su ofensiva contra cualquier formación de esperanzas bajistas en el precio del dinero, ya que todas las previsiones inflacionistas apuntan al alza o, cuando menos, presentan serias resistencias a la baja. Este estado de ánimo ha tensado un poco los tipos a largo y ha debilitado las valoraciones de los planes de renta fija.

En los de renta variable, la recuperación ha sido modesta, pero ha quedado en evidencia las ganas de los mercados de emprender la senda de la recuperación con firmeza. Los movimientos alcistas son demasiado débiles y no tienen la credibilidad suficiente como para desafiar los máximos del año ni los niveles alcanzados a principios de noviembre de 2007, cuando se alcanzaron los máximos históricos. Las presentaciones de resultados han avanzado ya de forma considerable y se puede decir que el balance empresarial ha estado por encima de lo que algunos esperaban mientras en los valores financieros gotean cada vez de forma más espaciada los anuncios de quebrantos y amortizaciones de percances derivados de la crisis hipotecaria. Los planes de renta variable acumulan una pérdida del orden del 10% en los 12 últimos meses, pero su cuantía se va recortando poco a poco.