Negociación

Empresarios catalanes buscan el apoyo de Marsans para pujar por Spanair

Un grupo de empresarios catalanes, reunidos bajo la Fundación Privada de Empresarios (FemCat), ha llamado a la puerta del grupo turístico Marsans para tantear su interés en Spanair, con el objetivo de evitar que la aerolínea propiedad de SAS ¢caiga en manos de Iberia¢, confirmaron a Europa Press fuentes conocedoras del proceso.

Marsans se retiró de la puja por Spanair en el momento en que SAS convirtió en una puja lo que era una negociación entre dos compañías. No obstante, el presidente del grupo, Gonzalo Pascual, ha reiterado en alguna ocasión que aunque está fuera de este proceso, se lo podría volver a plantear ¢si cambiaran las reglas del juego¢. ¢Si no cambia la circunstancia, Marsans no tiene ningún interés¢, señaló en su momento.

A pesar de retirarse del proceso y de finalmente decidir no presentar una oferta por Spanair, Marsans continúa presente como una alternativa para muchos empresarios, principalmente catalanes, que buscan evitar la expansión de Iberia, después de que ésta ¢se retirara de El Prat, en favor de Clickair¢.

Otra de las posibilidades para el empresariado catalán de hacerse con Spanair, en su búsqueda de un socio industrial, sería unirse a la aerolínea Gadair, que también ha presentado oferta por Spanair en solitario. El proceso de venta de la aerolínea se ha ido dilatando en el tiempo y según las previsiones de SAS debería cerrarse este mismo mes de mayo.

Spanair registró una pérdida después de impuestos de 382 millones de coronas suecas (40,8 millones de euros) en el primer trimestre del año, una cifra invariable con respecto a la registrada en el mismo trimestre del año pasado, cuando contabilizó un saldo negativo de 379 millones de coronas suecas (40,4 millones de euros).

SAS contabiliza los resultados de Spanair dentro de sus operaciones discontinuas, debido a la decisión de desprenderse del 100% de la aerolínea. Por su parte, la aerolínea escandinava disparó su pérdida en el primer trimestre del año al contabilizar un saldo negativo de 1.134 millones de coronas (121 millones de euros), lo que supone multiplicar por 24 los 'números rojos' de los tres primeros meses del ejercicio anterior.