Crisis inmobiliaria

La venta de pisos cae un 73% en las inmobiliarias cotizadas

Las grandes inmobiliarias españolas han visto cómo la restricción al crédito y el estancamiento de la demanda han hecho mella en las ventas del primer trimestre. Reyal Urbis, Acciona Inmobiliaria, Realia, Metrovacesa, Vallehermoso, Martinsa-Fadesa, Parquesol y Colonial vendieron viviendas por un importe superior a los 300 millones, un 73% menos que hace un año.

El desplome de ventas de pisos de las principales inmobiliarias españolas es una clara muestra del cambio de ciclo que vive el sector y de los graves problemas que atraviesan algunas inmobiliarias. Según los datos remitidos ayer por Colonial a la CNMV, durante el primer trimestre, la antigua inmobiliaria de Portillo vendió 'menos tres' viviendas hasta marzo, frente a las 50 del mismo periodo del año anterior, lo que significa que algunas de las ventas apalabradas se deshicieron. Reyal Urbis, por su parte, consiguió colocar 100 pisos, cuando en el mismo periodo del año anterior registró 254 contratos, lo que representa una caída del 60,6%. El porcentaje de caída fue muy superior en el caso de Vallehermoso, la promotora de Sacyr, casi 72% viviendas menos en el primer trimestre.

Según datos elaborados por Europa Press, las promotoras presentes en Bolsa (ya sea directa o indirectamente) vendieron viviendas por un importe conjunto de 299,1 millones de euros durante los tres primeros meses del año, lo que supone un descenso del 73,5% respecto a los 1.131 millones del mismo periodo del año anterior. Este grupo engloba a Realia, Metrovacesa, Vallehermoso, Acciona Inmobiliaria, Martinsa-Fadesa, Reyal Urbis, Parquesol y Colonial.

Las promotoras registraron esta caída pese a que incluso alguna de ellas reconoce haber reducido el número de promociones para ajustarse a la demanda.

La facturación conjunta de estas ocho promotoras descendió un 32% entre enero y marzo, hasta 682 millones de euros.

Según explican fuentes del sector a Europa Press, los descensos derivan de comparar los tres primeros meses de este año, inmerso en plena crisis del sector, con el primer trimestre de 2007, 'el mejor del pasado ejercicio', ya que todavía el sector era ajeno al efecto que podría tener la crisis de las hipotecas subprime de Estados Unidos, detonante de la actual situación.

Por empresas, Reyal Urbis es la que mayor descenso de venta de viviendas registró en los primeros meses del año, con una caída del 97%. Este grupo vendió en los primeros tres meses de 2007 un total de 243,6 millones de euros, mientras que sólo comercializó promociones por valor de siete millones de euros en los tres primeros meses de 2008. En Acciona la caída fue del 86,8%, hasta 16 millones, mientras que en Realia, la inmobiliaria controlada por FCC y Caja Madrid, el descenso registrado fue del 47,3%, y en el caso de Martinsa Fadesa, el grupo de Fernando Martín, la caída fue del 45%.

La suspensión de Aisa

Las acciones de la promotora catalana Aisa continuaron sin ser negociadas durante toda la jornada de ayer, después de que la CNMV optara a cierre de mercado del miércoles suspender la cotización de la compañía. El regulador tomó esta medida tras recibir el informe de auditoría de la empresa, elaborado por BDO, donde el auditor no ofrece su opinión sobre el estado de las cuentas de Aisa del pasado año. 'No puede ninguna empresa cotizar sin la opinión de su auditor', explicaron fuentes de la CNMV.

Por su parte, la inmobiliaria no piensa de momento realizar ninguna comunicación adicional al regulador hasta que el juez que está tramitando la petición del concurso de acreedores instado por la aseguradora Asefa se pronuncie. Aisa espera el auto del juzgado barcelonés entorno al 10 de junio. Precisamente, este proceso judicial es objeto de una salvedad. El auditor alerta de que 'la capacidad de la sociedad para continuar con sus operaciones, realizar activos y liquidar pasivos dependerá de la decisión judicial definitiva referente a la solicitud de concurso presentada'.

La crisis se agudiza en las redes inmobiliarias

Aunque las grandes cadenas intermediarias en la compraventa de inmuebles ya empezaron a efectuar recortes en su red en 2007, es ahora cuando se hacen más evidentes las dificultades que tienen las enseñas inmobiliarias para continuar adelante en plena crisis del sector.

A los recortes en las redes de Fincas Corral, Tecnocasa y el concurso de acreedores de Expofincas, se le sumarán los próximos cierres de los locales de Don Piso. Esta cadena, propiedad de la catalana Habitat, planea ejecutar un ERE que afectaría a cerca de 400 personas y cerrar 120 centros. La empresa confía en la continuidad de sus 140 franquicias y ofrecerá a sus trabajadores facilidades si quieren convertirse en franquiciados de la marca. Ayer, un grupo de trabajadores de Don Piso celebró en Barcelona su primera asamblea. 'Todavía no sabemos el alcance del expediente y estamos a la espera de que nos notifiquen más detalles sobre el mismo', explica Ramón Tudela, secretario de acción sindical de Comfia, de Comisiones Obreras.