Juan Carlos Ureta

'No será un año fácil, pero creo que ya hemos visto lo peor'

Hoy hace seis meses que Renta 4 dio el salto definitivo al parqué. Su presidente, Juan Carlos Ureta, hace balance, convencido de que someterse a las opiniones del mercado, sean buenas o malas, fortalece a la compañía

Juan Carlos Ureta (Bilbao, 1956) se congratula porque hoy por hoy Renta 4 dispone de una mejor capacidad financiera para realizar inversiones. Primero, porque en la ampliación de capital realizada hace seis meses la firma captó 75 millones de euros. Segundo, porque el precio de los activos, con motivo de la crisis financiera, se ha abaratado. También el de los suyos: la acción de Renta 4 cae un 16,5% con respecto al precio de colocación.

¿Cuál es el balance después de seis meses en Bolsa?

Es positivo. Tenemos la convicción de que estar cotizando en Bolsa hace de Renta 4 una compañía mejor. Creo que someterte a las opiniones del mercado, te guste o no te guste lo que digan, fortalece a cualquier compañía. En segundo lugar, es obvio que captamos una cantidad muy importante de recursos del mercado bursátil, 75 millones, que en este momento es mucho mejor de lo que podíamos pensar hace un año. Por razón de la crisis financiera los activos han bajado de precio y, por tanto, nuestra capacidad inversora hoy es mucho mejor.

'Vamos a intentar evitar la parte mala de la Bolsa: la visión a corto plazo'

Pero la acción está por debajo del precio de OPS.

Es evidente que la entrada de Renta 4 en Bolsa ha coincidido con una etapa de turbulencias financieras y eso ha generado que nosotros hoy estemos un 16,5% por debajo del precio de la colocación. No es una situación satisfactoria. Uno no elige el momento de salir a Bolsa. Pero básicamente nuestra evolución se alinea con la de compañías como Criteria; está bastante mejor que otras que salieron en aquella época como Fluidra o Codere, y está peor que otras como Renovables o Rovi. Caemos menos de la mitad que los bancos.

¿Cómo se actúa en una situación de caída del precio de la acción?

Hemos intentado no ponernos nerviosos y no tratar de hacer actuaciones de corto plazo. Nuestros números del primer trimestre muestran que los ingresos totales han crecido un 4,5% y, sin embargo, los costes totales han aumentado cerca de un 15%. Con respecto al primer trimestre del año pasado tenemos más costes, porque tenemos más oficinas y seguimos ampliando la red, la inversión en tecnología y la oferta de producto. Es decir, la parte mala de la Bolsa, que es supeditarte al corto plazo, vamos a tratar de evitarla.

El beneficio neto ha caído un 35,5%. ¿Está siendo un año complicado?

No cabe duda. Aunque hay una ventaja a futuro y es que el primer trimestre del año pasado fue mucho mejor que el segundo trimestre y que el tercero. Eso hace que el término de comparación del primer trimestre haya sido especialmente difícil. La mayor parte de la caída de beneficios se debe al resultado de las operaciones financieras, que refleja las inversiones que Renta 4 tiene vinculadas a la Bolsa en su balance y que se sitúa en torno al 10% de nuestra tesorería estable. En el primer trimestre de 2007, el alza de la Bolsa generó un beneficio cercano al millón de euros. Este trimestre la caída de la Bolsa ha generado 200.000 euros en pérdidas.

¿Qué perspectivas tiene para el resto del año?

Esperamos que nuestro resultado de operaciones financieras sea positivo e incluso no muy diferente del que obtuvimos en 2007. Tengo la percepción de que el peor momento del año se ha vivido en el primer trimestre. Hemos tenido dos momentos extremadamente complicados: la liquidación de activos por valor de 50.000 millones que realizó Société Générale en enero y el rescate de Bear Stearns en marzo. El resto del año no va a ser fácil, pero me atrevo a decir que ni mucho menos con el grado de dificultad del primer trimestre.

¿Cómo es la base de accionistas tras la OPS?

Ha cambiado mucho entre el momento que salimos a Bolsa y hoy. Salimos de la OPS con un componente muy importante de instituciones extranjeras y domésticas que ha descendido. Hemos experimentado, como el resto de la Bolsa, un enorme flujo de ventas por parte de las instituciones y, sin embargo, hemos encontrado una mayor presencia de inversores tipo family office. Tenemos algunos inversores importantes en family office europeas que no conocíamos. También tenemos familias importantes españolas, y una base de inversores minoristas de más de 7.000 accionistas en España. Y eso nos gusta.

Renta 4 hizo una oferta por Gaesco que no prosperó. ¿Cómo fue el proceso?

Hicimos una oferta que a nuestro juicio era respetuosa con el negocio de Gaesco y que valoraba adecuadamente la compañía. Pero nuestra oferta tenía un límite. No podíamos valorar el negocio de Gaesco con parámetros muy superiores a los que hoy en día valora la Bolsa el negocio de Renta 4, y que nos llevara a diluir nuestro beneficio por acción. Gaesco ha preferido otra oferta que, al parecer, era superior y que en términos de gestión futura ofrece un mayor protagonismo a sus antiguos accionistas.

¿Mantienen el interés por crecer a través de adquisiciones?

Desde la OPS estudiamos permanentemente posibles adquisiciones, especialmente de firmas con patrimonios bajo gestión. Estamos analizando varias.

¿Variarán su participación en BME?

Desde la OPS hemos mantenido la misma participación, del 2,5%. Para nosotros BME es una inversión estable, aunque tampoco tendríamos ningún problema en vender si hubiera un momento en que considerásemos que el precio y las condiciones son atractivas. Nos parece que BME tiene un valor muy superior al que cotiza en Bolsa. A estos precios no nos planteamos vender. Entretanto cobramos un dividendo que nos viene muy bien.

LA FRASE

'Hicimos una oferta respetuosa por Gaesco. No podíamos valorar su negocio con parámetros muy superiores a los que hoy en día valora la Bolsa el negocio de Renta 4'