Recorte de precios

Deutsche baja entre el 12% y el 35% el precio objetivo de la banca mediana

La banca mediana española sufrió ayer un nuevo varapalo. Deutsche Bank recortó los precios objetivos del sector y rebajó la recomendación de Popular a vender. Banco Pastor y Banesto se llevaron el mayor castigo en Bolsa, con caídas de sus acciones del 0,7% y el 0,6%.

El banco alemán considera que las entidades medianas se enfrentan a un contexto desfavorable debido a la fuerte desaceleración del crédito, el agudo deterioro en la calidad de su cartera de préstamos, las dificultades para acceder a la liquidez, el aumento de la presión sobre los márgenes y el rápido empeoramiento del escenario macroeconómico en España.

Con estas expectativas, Deutsche ha decidido recortar los precios objetivos de las principales entidades entre un 12% y un 35%, así como rebajar su recomendación sobre Banco Popular de 'neutral' a 'vender'.

El peor parado ha sido Bankinter, cuyo precio objetivo pasa de 9,2 a 6 euros. Ayer, sin embargo, la entidad logró cerrar con una subida del 0,41%, que sitúa su cotización en 9,82 euros. Esta entidad ha sido una de las más castigadas en Bolsa en los últimos meses y, desde enero, acumula una caída ya del 21,75%.

El recorte para Banco Pastor asciende a un 33%, al fijar Deutsche su precio objetivo en 6,7 euros, frente a los 10 euros anteriores. La referencia de Popular ha bajado más de un 19%, hasta los 9,2 euros, mientras que el precio objetivo de Sabadell se reduce un 17% (4,8 euros) y el de Banesto casi un 12% (10,5 euros).

La reacción de estos valores en Bolsa fue ayer tímida: la mayoría terminó con pérdidas una jornada en la que el Ibex 35 se apuntó una mejora del 0,78%. Pastor y Banesto se llevaron la peor parte, con descensos del 0,72% y del 0,59%, respectivamente. Popular también se dejó un 0,54%, mientras que Banco Sabadell se revalorizó un 0,15%.

Deutsche baraja un crecimiento del crédito entre el 5% y el 6% para este año y del 3% el siguiente, frente a sus previsiones iniciales de incrementos del 8% y el 6%. Una desaceleración que se debe a la baja demanda de los particulares, pero también a que los bancos han comenzado a cerrar el grifo del crédito. En su informe añade que, aunque por ahora el aumento de provisiones específicas es compensada por los bajos niveles de provisiones genéricas (las ligadas al incremento del crédito), existen varios factores negativos. Recuerda que el volumen de provisiones genéricas es aún muy reducido, que normalmente los primeros signos de ralentización económica tardan unos 12 meses en repercutir en un deterioro de la calidad del créditos, que también existe un retardo en el reconocimiento de un cliente como moroso y que el uso de las provisiones genéricas está bastante limitado por la estricta regulación del Banco de España.