Gas

El mercado recibe con cautela el nuevo plan de Enagás

La evolución de Enagás en Bolsa desde que se conoció su nuevo plan estratégico, al que se califica de ambicioso, ha sido ligeramente bajista. No obstante, los expertos lo ratifican como valor refugio.

La presentación de los objetivos del nuevo plan estratégico de Enagás, la compañía gestora de la red de transporte y almacenamiento de gas, ha sido recibido con cautela por el mercado. Desde el pasado miércoles, 7 de mayo, cuando la dirección de la compañía dio a conocer las bases de su programa hasta 2012, las acciones de la gasista han caído cerca del 2%. Si bien no es un porcentaje elevado, Enagás ha cerrado tres jornadas consecutivas con números rojos y ayer se apreció un 0,21%. Las líneas maestras de las metas del grupo han sido calificadas de ambiciosas por los analistas.

La reacción de los expertos es similar al comportamiento de la Bolsa: consideran que el esfuerzo de la compañía va a ser mayor de lo previsto, por lo que gran parte de este colectivo cree que la puesta en marcha del plan puede tener una repercusión a la baja en los beneficios a corto plazo. Sin embargo, la visión a largo plazo se mantiene positiva y no se le despoja de su papel de valor refugio.

La modificación del citado plan fija unas inversiones de 5.000 millones de euros en nuevas instalaciones, lo que representa un aumento de 1.000 millones y un 25% más de lo programado con anterioridad. Según sus directivos, tras los desembolsos previstos en 2007, la compañía dispone de 4.500 millones de euros para gastar entre 2008 y 2012.

'Nosotros vemos que el perfil del valor es muy atractivo a largo plazo porque los objetivos dan visibilidad y estabilidad y aseguran la generación de recursos', señala Javier Garrido, de JPMorgan. La opinión de este experto se basa en el sistema español de remuneración de las actividades energéticas reguladas, que reconoce los gastos incurridos. No obstante, señala que el impacto podría ser diferente de forma más inmediata.

Desde BNP se destaca que han reducido las previsiones de beneficio para 2008 un 3% hasta 358 millones de euros. Y las del Ebitda, también para este año, un 8% y un 4% para 2009. Esta revisión se ha realizado siguiendo los datos aportados por la compañía sobre los ingresos que va a obtener en las áreas reguladas. Añaden que han aumentado las proyecciones sobre ingresos para 2011 y 2012, aunque mantienen una actitud más conservadora que la empresa respecto a los beneficios para 2011: 397 millones de euros frente a los 420 millones que prevé la compañía.

Sin embargo, y con la vista más puesta en el largo plazo, la entidad francesa ha incrementado el precio objetivo a 22,6 desde los 21,7 euros anteriores. En esta línea, Deutsche Bank ha elevado su precio objetivo a 23,50 desde los 22 euros. Enagás cerró ayer a 19,33 euros.

Por su parte, Javier Garrido destaca otro aspecto que puede perjudicar la evolución de la empresa en Bolsa y es la posible reducción de la presencia de las cajas en su capital. Cajastur, CAM y Bancaja cuentan con un 5% cada una del capital de Enagás.

Los resultados de la gasista no defraudan

Con un beneficio de 64,8 millones de euros, que supone un aumento del 5,2% respecto al mismo periodo del año anterior, los resultados de la compañía que preside Antonio Llarden no han defraudado al consenso de los analistas, pese a que ahora se produzcan revisiones a la baja para los próximos meses. Su Ebitda (beneficio bruto operativo) alcanzó los 158,9 millones de euros, frente a los 146,6 millones de euros anteriores. Del conjunto de analistas consultados por Bloomberg, un 79,16% recomienda comprar, un 19,05% aconseja mantener las acciones y un 4,76% se decanta por vender. El precio objetivo medio es de 22,41 euros.