Turismo

Despegan en España los hoteles de bajo coste

Las líneas aéreas fueron pioneras en el desarrollo de compañías de 'low cost' o bajo coste, un concepto que se ha extendido con fuerza en muchos otros sectores y que llega ahora a la oferta de la hostelería española.

Muchas de las antiguas pensiones que eran los alojamientos asequibles y tradicionales en España desaparecen poco a poco para adaptarse a las nuevas necesidades y ya hay promotores que buscan su lugar en este mercado.

Trabajadores que financian su estancia con dietas, autónomos, personas poco acostumbradas a gastar en hoteles, jóvenes y también un nuevo tipo de viajero que cuida su dinero y que puede gastar 500 euros en un capricho, pero que opta por ahorrar cuando sólo va a dormir unas horas en un hotel.

Este último es el perfil de los nuevos usuarios del ¢low cost¢, convertido en un fenómeno social al que llegan personas que alardean de saber cómo y en qué gastan su dinero.

El primer empresario español que se ha lanzado a la aventura de los hoteles ¢low cost¢ en España es Fernando Rivas, presidente ejecutivo y fundador de la cadena de hoteles de bajo coste Sidorme.

Rivas ya propuso en la cadena Husa, en 1991, la idea de los hoteles económicos, pero no fraguó y años después fundó Sidorme, del que ahora es dueño del 32 por ciento del capital y el 68 por ciento restante es del fondo Nmas1, una asociación financiera que se fraguó el pasado año y que hace posible que crezca la compañía.

Basado en la reducción de costes tanto de personal, como de suelo y de todo tipo de servicios superfluos, la idea de los hoteles Sidorme es ofrecer calidad al mejor precio.

La cadena va a invertir 400 millones de euros en los próximos diez años para crear una red de más de cien hoteles, que se suman a los cinco existentes, el primero de ellos abierto en Mollet del Vallés (Barcelona) hace cuatro años, además de otros tres en Figueras (Gerona) y uno más en Valencia.

La ambiciosa apuesta pretende que haya un Sidorme en todos los lugares de España, a menos de una hora una de otro, para lo que no se descartan futuras adquisiciones ni las franquicias.