_
_
_
_
Pekín 2008

"Antes de subir al metro de Pekín, debe darle un sorbo a eso"

Los responsables del metro de Pekín han decidido obligar a todos los pasajeros que transporten líquidos consigo a dar un sorbo de sus botellas. La medida pretende evitar la introducción de líquidos inflamables y posibles ataques terroristas.

Este nuevo método de control ya ha empezado a ser puesto en práctica en algunas estaciones, que cuentan ya con máquinas de rayos X y perros policía a la entrada para detectar artículos sospechosos. Pero se desconoce si las autoridades del suburbano beijinés pretenden extender la práctica a todas las estaciones.

Por el momento, la iniciativa no ha sido muy bien recibida entre la población, que argumenta que, en verano (cuando las temperaturas y la humedad obligan casi todos a ir con una botella bajo el brazo) y en hora punta, coger el metro puede convertirse en toda una odisea. "En verano, si haces que cada persona que lleve una bebida le tenga que dar un sorbo, simplemente será un caos", comentó una ciudadana a Beijing News.

El suburbano pekinés tiene unos 2,5 millones de pasajeros al día, y la cifra aumentará en agosto, entre los visitantes llegados para presenciar los Juegos Olímpicos y los propios beijineses, a los que se obligará a dejar el coche en casa para reducir el tráfico y la contaminación.

Las autoridades chinas han extremado las medidas de seguridad en los últimos meses, especialmente en los aeropuertos, después de que se informara de un presunto intento de sabotaje en un avión que volaba de Urumqi (capital de la región de Xinjiang, con un fuerte movimiento independentista) a Beijing. Según la prensa oficial, una joven de la etnia uigur intentó prender en uno de los baños un líquido inflamable que había introducido en una lata.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_