CincoSentidos

Los nuevos ricos chinos se lo juegan a todo o nada

Los millonarios emergentes diversifican poco sus inversiones

A los nuevos millonarios chinos les gustan los extremos cuando se trata de inversión. Mantienen gran parte de su riqueza en efectivo por un lado, y realizan inversiones de alto riesgo por el otro. Así lo atestigua el último informe sobre riqueza de Barclays Wealth, que calcula que el 64% de los activos financieros chinos está en efectivo, frente al 49% de los japoneses, por ejemplo.

La cultura de inversión accionarial está muy poco desarrollada, puesto que sólo tienen el 16% en Bolsa, cantidad similar a Japón o Reino Unido, pero inferior a las potencias europeas, como Alemania (24%), Francia (29%), y desde luego España (42%). Aún así, es un gran avance respecto a 2004, cuando sólo eran del 10%.

Aunque ponen poco dinero en juego, asumen mucho riesgo. Los chinos mantienen las acciones por tiempo muy corto, buscando la volatilidad, explica Roman Scott, director gerente de la asesoría financiera Calamander Capital. 'No es por falta de oferta de activos de riesgo intermedio, porque en Hong Kong es más amplia y tienen un comportamiento similar', explica.

La alta rentabilidad de los mercados locales, especialmente el inmobiliario (10%-15%), ha disuadido a los ricos de nuevo cuño de invertir en el extranjero. Algo similar ocurre en otras potencias emergentes. En la India, los inmuebles representan el 43% de la riqueza familiar. En el apartado financiero, a diferencia de China, la Bolsa tiene un gran peso, el 69%.

El informe prevé que en 2017 haya 409.000 familias chinas por encima del millón de dólares (640.000 euros) de patrimonio, frente a las 22.000 actuales. Cifras insignificantes en términos relativos, lo que supondrá un reto para las autoridades, a juicio de los expertos de Barclays.

Por contra, otros países crecen en densidad de millonarios, como Dinamarca, Japón y Países Bajos, entre los primeros del ranking, y Brasil y Turquía, entre los segundos. Hong Kong, con el 26%, y Singapur, con el 23%, están a la cabeza de los países con mayor porcentaje de hogares millonarios en dólares, y seguirán estándolo en 2017.

En la clasificación absoluta el primero es Estados Unidos. Ahora tiene 17 millones y en 10 años serán 30. España mantendrá el octavo puesto. Ahora roza el millón de familias y tendrá 1,5 millones en 2017. La riqueza media por familia ahora es de 213.000 euros, y crecerá hasta los 275.000.