Garantía de devolución

Una estación de esquí garantiza la deuda de Nozar con Colonial

El grupo Nozar, accionista de Colonial, aportó como garantía de devolución de anticipos recibidos por el grupo inmobiliario el complejo de esquí de Boí Taüll, según se recoge en la auditoría del último ejercicio de la inmobiliaria. La familia Nozaleda debe a Colonial 135,69 millones de euros.

El 26 de julio de 2007, Colonial firmó una operación de compra de un edificio en Madrid a Nozar, segundo accionista entonces de la inmobiliaria, por 215,5 millones de euros. Colonial entregó 10,5 millones como anticipo y dejó el pago del resto del importe condicionado a una modificación del plan general de ordenación urbana. Ese mismo día, el grupo que presidía Luis Portillo firmó la compra de unos terrenos, también en Madrid, a Nozar por 75 millones y aportó 10 millones como anticipo. También esta operación quedó sujeta a otra modificación del plan general de ordenación urbana. Colonial entregó además, en conjunto, pagarés por 110 millones con vencimiento el 31 de enero de 2008, según explica la auditoría del último ejercicio de Colonial.

Pero las modificaciones esperadas de los planes generales de ordenación urbana de Madrid no se produjeron y el 31 de enero pasado, Colonial suspendió los contratos y exigió la devolución de los pagarés. Sin embargo, 'ante la imposibilidad de devolver los mencionados importes', señala la auditoría de Colonial, la inmobiliaria firmó contratos de reconocimiento de deuda constituyendo una segunda hipoteca sobre el edificio y los terrenos por 57,4 y 43 millones respectivamente. Y el grupo Nozar aportó como garantía 'la pignoración de las acciones representativas del 98% del capital social de la sociedad Boí Taüll'.

El vencimiento de las deudas se fijó el 31 de enero de 2009. A 31 de diciembre de 2007, Nozar debe a Colonial por estas operaciones 135,69 millones. Si el grupo de la familia Nozaleda no logra devolver esa cantidad antes del último día de enero del próximo año, Colonial se convertirá en propietario del resort de la estación de esquí de Boí Taüll, en el Pirineo leridano.

Un portavoz de Nozar afirma que la deuda, que vence en enero de 2009, 'se pagará'

COLONIAL 13,00 -1,29%

El complejo de Boí Taüll está formado por seis hoteles, la estación de esquí y un restaurante. El 2 de marzo del pasado año, Nozar aumentó el capital de Boí Taüll en cuatro millones de euros; la auditoría de esta sociedad contiene salvedades y en el pasado ejercicio registró 3,8 millones de pérdidas.

'Con toda seguridad se pagará esa deuda', afirmó ayer un portavoz de Nozar. 'Se está negociando y se va a pagar, es un activo importante' para el grupo de la familia Nozaleda, añadió. La auditoría del último ejercicio de Colonial indica que los administradores del grupo inmobiliario entienden que en caso de que 'las deudas no fueran liquidadas a su vencimiento, las garantías otorgadas cubren adecuadamente el importe de las mismas'.

Acciones en varias inmobiliarias

Nozar ha adquirido en los últimos años participaciones en el capital de inmobiliarias cotizadas que han sufrido bruscos cambios en los últimos meses. Además de en Colonial, donde Nozar llegó a ser el segundo accionista de la compañía tras Luis Portillo hasta la toma de control de la inmobiliaria por parte de los bancos acreedores, el grupo de la familia Nozaleda participa en Afirma (antigua Astroc) y la catalana Aisa.

Nozaleda y el grupo Rayet tomaron el control de Astroc recientemente, reconvirtiéndola en Afirma, después de que el valor en Bolsa de la inmobiliaria fundada por Enrique Bañuelos se desplomara tras llegar a superar los 70 euros por acción (hoy la compañía, con más activos que antes, no llega a los tres euros por título). Y Nozar posee también el 5,9% de Aisa, inmobiliaria que negoció en 2007 una supuesta fusión con Astroc que no llegó a materializarse. En la actualidad, la aseguradora Asefa ha solicitado la entrada en concurso de Aisa, empresa a la que Asefa exige el pago de una deuda de 1,3 millones de euros; el contencioso ha lastrado la cotización de Aisa, que ayer cerró a 1,56 euros por acción.

Delso, presidente de Isolux Corsán, entra en el consejo

La sorpresa en el nombramiento de nuevos consejeros en Colonial, la dio ayer Luis Antonio Delso, presidente de la constructora Isolux Corsán, que entra en el órgano de administración en representación de Global Cartera de Valores, que tiene el 5,9% del capital. Hasta ahora esta sociedad era atribuida a Domingo Díaz de Mera. Un elemento también a destacar es que del consejo desaparecen las mujeres, en contra de la recomendación del Código Conthe y la Ley de Igualdad. La inmobiliaria admite en su informe de gobierno corporativo de 2007, publicado ayer por la CNMV, que 'no existe motivo alguno que justifique la ausencia de consejeras en el seno del consejo actual de la sociedad'. La compañía añade que 'potenciará el acceso de mujeres al consejo de administración'. Pero, a pesar de haber dejado constancia de que trataría de incorporar mujeres, ayer la empresa nombró nuevos consejeros, y ninguna nueva consejera. Los bancos que ahora controlan cerca del 24% de Colonial han designado como consejeros dominicales a las personas que ya se habían anunciado: Francisco José Zamorano Gómez; José María Sagardoy Llonys y Manuel Fernando Menéndez López. Banco Popular y La Caixa, son los mayores accionistas.