Energías

Las eléctricas salvan in extremis un parón general de centrales

A última hora del martes las eléctricas consiguieron la autorización ambiental integrada para las centrales que aún no la habían obtenido, lo que impidió que las compañías cerraran temporalmente las plantas afectadas, tal como habían amenazado la semana pasada a través de la patronal del sector Unesa.

Con la transposición de la directiva europea de 2001 sobre limitación de emisiones de determinados agentes contaminantes procedentes de grandes instalaciones de combustión, las centrales de estas características que se pusieron en marcha antes del año 2002, necesitaban dicha autorización ambiental, que debían otorgar las comunidades autónomas correspondientes, que son las competentes en la materia.

Según la ley que adaptó hace dos años dicha directiva, estas instalaciones debían presentar la documentación antes del 31 de diciembre de 2006 para que, una vez analizada y corregidas las deficiencias, los gobiernos autónomos concedieran el certificado antes del 31 de octubre del año pasado.

A la vista de los retrasos de las autonomías, que alegaron falta de tiempo, se dio un plazo adicional que terminaba ayer. Según fuentes de Unesa, el problema se ha solucionado prácticamente 'para las ofertas del miércoles'.

Las empresas, que se negaban a funcionar incurriendo en una situación de ilegalidad, habían denunciado la negligencia de las comunidades autónomas ante los ministerios de Industria y Medio Ambiente, cuya intervención ha sido decisiva.

La situación resultaba especialmente grave en el caso de los sistemas insulares y Cantabria, donde casi todas las centrales funcionan desde antes de 2002. 'Las consecuencias podían haber sido tan graves, que el Gobierno ha tomado cartas en el asunto', indican fuentes del sector. æpermil;stas indican que, en algunos casos, se han otorgado autorizaciones provisionales por dos meses.

La demanda de energía eléctrica sube un 6,5%

La demanda peninsular de energía eléctrica alcanzó en abril los 21.453 GWh, lo que supone un incremento del 6,5% sobre el mismo mes del año anterior. Este aumento se debe, según REE, a que el año pasado la Semana Santa se celebró en abril. Una vez corregida la influencia de la laboralidad y las temperaturas, el crecimiento del consumo fue del 3,2 %. En los cuatro primeros meses del año, la demanda ascendió a 90.706 GWh, un 3,3 % más que en igual periodo de 2007.

Según los datos del gestor del sistema, el 18 de abril se alcanzaron nuevos máximos históricos de producción eólica: 10.879 MW de potencia instantánea, 10.727 MWh de producción eólica horaria y 213.169 MWh de producción diaria.