Baterías

Tudor propone a sus accionistas cambiar su nombre por el de su matriz, Exide Technologies

La filial española del grupo estadounidense de baterías Exide Technologies, Tudor, propondrá a sus accionistas cambiar su denominación social por la de su matriz. Según un comunicado de la compañía española, el próximo 9 de junio Tudor convoca a sus accionistas a una junta extraordinaria en la que se someterá a votación el cambio de denominación social.

De esta forma podría ponerse fin a una marca ampliamente reconocida en España, la de Tudor. Un portavoz de la empresa no pudo precisar ayer si el cambio de denominación social supondrá también un cambio de marca y si por tanto desaparecerá el logo de Tudor.

La estadounidense Exide Technologies compró la española Tudor en 1995, en un periodo en el que trató de llevar a cabo una agresiva expansión internacional. Dicha política llevó a la multinacional a suspender pagos en 2002, situación de la que salió dos años más tarde tras lograr un préstamo de 600 millones de dólares negociado con Deutsche Bank.

En los últimos años Tudor ha ampliado su negocio gracias a su matriz y esta a su vez ha utilizado a su filial española como garantía para responder ante los préstamos concedidos.

El 15 de mayo de 2007 la estadounidense suscribió un nuevo acuerdo de crédito con los mismos bancos liderados por Deutsche Bank por importe de 495 millones que sustituyó al anterior préstamo de 600 millones. En este nuevo préstamo, la multinacional estadounidense puso en garantía de su devolución todos sus activos incluyendo los de Tudor. El importe garantizado por Tudor se limita a la deuda en la que incurran los compañías europeas del grupo Exide.

En 2006 Tudor registró unos ingresos por ventas a su matriz Exide valorados en 95,3 millones de euros, que representa el 31,8% del negocio de la compañía española. A su vez Tudor adquirió bienes a compañías de Exide por 22,5 millones de euros.

En su actual ejercicio 2008 (finalizó el mes de marzo), la empresa española había registrado en los nueve primeros meses un incremento de su facturación del 31,6% alcanzando los 356,7 millones de euros.