Ayuda

La ONU exige 2.700 millones a los países ricos para paliar la crisis alimentaria

La ONU hizo público ayer un documento en el que reclama a los países ricos 755 millones de dólares para el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y otros 1.700 millones de dólares para enviar semillas, fertilizantes y alimentos a los países pobres, con el fin de que aumenten su producción. Estas propuestas se encuentran en la llamada estrategia de Naciones Unidas para luchar contra la crisis alimentaria actual.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon consideró ayer que con esta ayuda (2.500 millones de dólares en total, unos 1.700 millones de euros) y la aplicación correcta de políticas nacionales e internacionales, la crisis podrá remitir.

Por su parte, el presidente de EE UU, George Bush, se refirió ayer al 'elevado precio de los alimentos', pero en su alocución escrita no mencionó a los biocombustibles como la mayor causa de esta subida.

Preguntado por ello, Bush dijo que la producción de etanol solo podía ser la causa de un 15% de la subida de los precios y que era más importante la elevada cotización del petróleo o la mayor demanda por países en desarrollo. Bush ha sido uno de los mayores promotores del etanol derivado de maíz, algo que ha multiplicado su precio y reducido la superficie cultivable en EE UU para otras cosechas menos rentables.