Mercados

La floja demanda minorista entorpece la OPV de Itínere

Itínere ha conseguido una demanda de 1,11 veces por parte de los pequeños inversores. Los analistas creen que la baja demanda forzará más rebajas, pues una buena parte del interés en el tramo institucional se coloca por debajo de los 4,3 euros del precio máximo minorista.

La reacción del mercado a la decisión de Itínere de fijar el precio máximo en 4,3 euros, un 15,7% por debajo de la banda más alta de la horquilla de precios manejada inicialmente de entre 4,13 y 5,10 euros por acción, ha sido inmediata. La compañía, que cotiza ya en Bolsa con sólo el 1,7% de free float (capital flotante), bajó ayer el 1,59%, hasta 4,95 euros, de forma que en cuatro sesiones la acción ha cedido un 11,1%.

Hasta el 22 de abril, los inversores minoristas habían pedido unos 400 millones de euros de títulos de Itínere, lo que significa que se ha cubierto la oferta reservada para ellos (83,37 millones de acciones) en 1,11 veces en el precio máximo. 'Este dato me produce desasosiego. No están convenciendo al mercado', señala un gestor. Se trata de la cifra más baja de las últimas ofertas en términos relativos. De todas las efectuadas desde 2000 que han reservado acciones a los pequeños inversores, la más débil hasta el momento había sido la de Iberia, que fue sobresuscrita por los minoritarios en 1,5 veces (véase gráfico).

Por ejemplo, en las dos colocaciones de mayor tamaño efectuadas el año pasado, Criteria y Renovables, la demanda en el tramo minorista superó a la oferta en 2,6 veces y 3,2 veces, respectivamente. Además, la fijación del precio máximo por debajo del tope de la banda orientativa se interpreta como una señal de debilidad. Esta rebaja, que no supone una decisión vinculante para la valoración final, ha sido más significativa que en las cuatro ocasiones anteriores desde 2000 en que ha se ha producido este hecho. Realia, por ejemplo, salió a Bolsa en un momento complicado para las inmobiliarias, el verano pasado, bajó el máximo un 9,3% respecto a la parte más alta de la banda. 'Se corresponde con un claro deseo por parte de la firma de incentivar la demanda y lograr el éxito en la colocación', señala Esther Martín, de Intermoney.

Los analistas temen revocaciones de solicitudes de compra de particulares

La rebaja del precio máximo es la más amplia de las realizadas desde 2000

Así, los analistas explican que los fondos serán cruciales a la hora de determinar el precio de la oferta. 'La mayoría de las órdenes está en la parte baja de la banda de precios y muchas por debajo incluso del máximo minorista. No es descartable que el precio final está por debajo de la banda', explica un gestor. Los inversores tienen tiempo para pedir acciones hasta mañana, pero éstas no tendrán preferencia en el caso de que finalmente haya prorrateo. Además, durante estos días los minoristas podrán revocar las solicitudes de compra que habían establecido con anterioridad. 'Hay riesgo ahora de que Itínere sufra una avalancha de cancelaciones de órdenes. Muchos inversores inflan las peticiones iniciales por miedo a quedarse sin títulos y ante el temor de que al final les asignen todo, van a echarse para atrás', comenta un gestor. Si así fuera y se produjeran revocaciones por el 15% del valor de los actuales mandatos, la demanda ni siquiera cubriría el tramo al precio mínimo, cuyo total se situaría en unos 345 millones. 'Hay otro problema: el mercado percibe que Sacyr saca a Itínere al mercado porque necesita dinero', añade otro profesional.

Con todo, los analistas confían en que la colocación siga adelante. 'Muchas decisiones se tomarán en el último momento', concluye un experto.

El tramo cualificado ya está cubierto

Los inversores institucionales, tanto nacionales como internacionales, ya han cubierto los tramos que se les han reservado en la colocación, según fuentes financieras. A los primeros se les asignaba en el folleto el 15% de la oferta (35,73 millones de acciones) y a los segundos, el 50% (119,1 millones de títulos), de tal forma que la demanda en ambos segmentos superaría los 665 millones de euros, teniendo como referencia el precio máximo minorista.

Los directivos de Itínere, escoltados por los equipos de banca de inversión de las entidades colocadoras, todavía están de road show (presentación de la compañía) para convencer a potenciales socios internacionales, sobre los que en última instancia recaerá el éxito o el fracaso de la colocación.'El precio definitivo dependerá de las órdenes recibidas en este tramo', afirma Esther Martín, de Intermoney. En cualquier caso, los inversores cualificados tienen tiempo para cursar sus propuestas de compra hasta el próximo lunes 28 de abril, cuando además se dará a conocer el precio por acción de la oferta.