Sector inmobiliario

Prasi camina hacia la quiebra tras presentar un ERE para sus cien trabajadores

La constructora de vivienda protegida Prasi ha presentado una solicitud de Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para sus 100 trabajadores en el Juzgado de lo Mercantil número 4 de Madrid, donde se tramita su concurso necesario de acreedores.

Según fuentes jurídicas, la constructora, que acumula unas deudas de 40 millones de euros, queda así abocada a la liquidación, lo que la convertirá previsiblemente en la primera gran constructora de vivienda protegida en quebrar por la crisis y la desaceleración que vive el sector.

El titular del Juzgado declaró insolvente a Prasi el pasado 17 de marzo, aunque le permitió conservar la administración y disposición de su patrimonio, ¢en atención a la especial dedicación de la empresa (contratación de obra pública) y a que los conocimientos y especialización necesaria de los administradores concursales difícilmente responderá a las necesidades de gestión¢.

Según el auto al que ha tenido acceso EFE, el juez ha nombrado como administradores concursales de la constructora a José María Marrero, Alberto del Real y Deutsche Bank, por su calidad de acreedor.

Prasi aceptó en marzo un concurso necesario que le habían instado varios acreedores en el Juzgado de lo Mercantil número 4 de Madrid, después de que la Empresa Municipal de la Vivienda de Madrid (EMV) le retirase un proyecto de construcción en Vallecas y de que la Empresa Municipal de Gestión Inmobiliaria de Alcorcón (ENGIASA) hiciera lo propio con otras obras.

La empresa paralizó las obras en Vallecas y Alcorcón por falta de liquidez para pagar a los proveedores, que se negaron a seguir facilitando material, lo que llevó a la EMV y ENGIASA a retirar las licencias en favor de otras empresas.