Construcción

Eiffage atribuye la salida de Sacyr a la mediación de Sarkozy y Zapatero

El presidente de Eiffage, Jean François Roverato, ha valorado como clave la participación de los Gobiernos de España y Francia en la búsqueda de una salida para Sacyr del accionariado de la constructora francesa. Tras la venta del 33,3% de las acciones a un grupo de inversores locales, el ejecutivo se siente 'aliviado' y prepara la compañía para su expansión por Europa del Este.

Eiffage atribuye la salida de Sacyr a la mediación de Sarkozy y Zapatero
Eiffage atribuye la salida de Sacyr a la mediación de Sarkozy y Zapatero

Un día después de que Sacyr Vallehermoso firmara su desinversión en Eiffage, a 62 euros por acción, y tras dos años de litigios entre ambas constructoras, el presidente del grupo francés, Jean François Roverato, se declaró el viernes 'aliviado' y 'muy contento de que Eiffage haya pasado página'. En un encuentro con la prensa española, el ejecutivo insistió en la importancia de la voluntad negociadora mostrada por el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente francés Nicolás Sarkozy, el pasado 10 de enero durante la cumbre hispanofrancesa. Al mismo tiempo negó la intermediación de su empresa en el traspaso de 31 millones de acciones, en manos de Sacyr, a grupos financieros franceses.

La venta implica la retirada de los cargos contra el grupo español, pero no garantiza que las acciones judiciales finalicen. 'Entiendo que otras personas quieran defender sus acciones y si Eiffage está implicada, se defenderá', indicó Roverato. Además, señaló la independencia del regulador francés de los mercados financieros (AMF por sus siglas en francés) y del juez del Tribunal de Gran Instancia de París.

El primer órgano, la AMF, tiene abierta una investigación sobre el modo de proceder de cada uno de los accionistas significativos en el proceso del lanzamiento de una opa sobre Eiffage por parte de Sacyr Vallehermoso. En cuanto al juez, Jacques Gazeaux, no ha retirado la imputación sobre Sacyr y su presidente, Luis del Rivero, por ofrecer información falsa al mercado.

Tres vías de escape

Roverato se refirió a otra reunión, la mantenida el 14 de enero entre los presidentes de las constructoras y François Perole, secretario adjunto en el Elíseo, y en la que también participó David Taguas, responsable de la oficina económica de Moncloa. En esa ocasión, señala, Del Rivero propuso tres opciones para poner fin al conflicto: vender el 33,3% a 85 euros por título, comprar a 80 el resto de la compañía, o cambiar las acciones por los activos de la concesionaria de autopistas APRR.

En una comparecencia en la que mantuvo un tono cordial hacia Sacyr, Roverato criticó la reciente filtración de unos correos electrónicos que se intercambiaron los abogados de ambas partes y que delatan la participación de Eiffage en el traspaso de los títulos. El ejecutivo señaló que 'se trata un problema entre abogados' y que 'en Francia sus relaciones están protegidas por el secreto'. En cualquier caso desmiente cualquier intervención en la operación.

Roverato se mostró 'listo para acoger' a Caisse des Dépôts y a Groupama en el consejo de administración, algo que negó a los accionistas españoles en repetidas ocasiones.

Eiffage se centrará ahora en su crecimiento en Europa del Este. De momento, ha puesto sus ojos en la firma belga de tecnología relacionada con las infraestructuras Cegelec.

Un costoso proceso judicial

Eiffage calcula que los costes judiciales de su batalla con Sacyr Vallehermoso se han elevado a unos 15 millones de euros el año pasado y 'probablemente mucho menos este año', según su presidente. 'Pero ahora se acabó', sentencia Roverato.

Sacyr subió un 5,81% en Bolsa en la jornada del viernes, primera tras el anuncio de su desinversión en Francia, mientras Eiffage avanzó un 2,2%.

Roverato aprecia una crisis 'dura pero corta' en España

La crisis del ladrillo, agravada por los problemas de crédito en el mercado financiero, fueron tema de análisis durante la comparecencia de Roverato.

Sobre las previsiones para el mercado en este país, Roverato estimó que 'a muy corto plazo podría haber nuevas turbulencias'. El directivo prevé 'una crisis dura pero corta' para el sector de la construcción.

'El negocio de infraestructuras compensará la caída en edificación, mientras el sistema bancario español es sólido', destacó. Por ello prevé problemas durante el próximo año o incluso dos ejercicios, para luego apreciar un relanzamiento.

Roverato recordó como caso de éxito la compra mayoritaria del grupo Los Serrano así como la mejora en la capacidad de sus parques eólicos.

El presidente de Eiffage dijo que su compañía no es candidata a grandes infraestructuras en España, pero valora el desarrollo de su actividad en el ámbito de la energía y las infraestructuras.

Eiffage defenderá la acusación de concierto entre inversores españoles

Eiffage y Sacyr han anunciado el final de sus disputas judiciales, pero queda por ver las consecuencias que tendrán las acciones iniciadas por la francesa contra el resto de los accionistas españoles, acusados de actuar en concierto con Sacyr y privados de su derecho de voto.

Roverato señaló el viernes que el único litigio que le opone al resto de los accionistas españoles es fruto de una demanda interpuesta por los propios inversores. En ella pedían la anulación de la decisión que les privó, el 18 de abril de 2007 en junta de accionistas, de sus derechos de voto. 'El Tribunal de Comercio de Nanterre debe decidir el 6 de mayo', indicó el francés. En cualquier caso, el acuerdo con Sacyr, de por sí, no devolverá el voto a los accionistas que podrían mantenerse en el accionariado de Eiffage en el pleno de la junta el próximo 15 de junio.

Preguntado sobre si deseaba la total salida del capital de los inversores españoles, Roverato manifestó indiferencia.