Proyecto

Fernández saca adelante con su voto la operación de la nueva sede de RTVE

El consejo de RTVE acordó ayer seguir adelante con el proyecto de nueva sede, tras constatar su viabilidad económica. La decisión se aprobó gracias al voto del presidente, Luis Fernández, frente al rechazo de PP y UGT.

El proyecto del presidente de RTVE, Luis Fernández, de que la corporación unifique sus instalaciones en Madrid para contar con una nueva sede 'emblemática' sigue adelante, pero sin unanimidad. El consejo de administración del grupo acordó ayer autorizar a Fernández 'a comenzar de manera inmediata los trabajos de búsqueda de un nuevo emplazamiento, distinto de los actualmente existentes'.

La decisión se tomó sin el beneplácito de la mitad de los consejeros y prosperó gracias al voto del propio presidente, que fue decisivo. Los cuatro consejeros propuestos por el PP y el de UGT votaron en contra, mientras que el de CC OO se abstuvo, según explicaron en fuentes próximas al máximo órgano de administración del grupo.

Populares y sindicatos entienden que no hay razones suficientes para que la nueva sede unificada no se pueda construir en los terrenos que actualmente ocupa RTVE en Prado del Rey, en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón.

'Los consejeros de PP y UGT votaron en contra del plan y el de CC OO se abstuvo'

El consejo tomó su decisión tras valorar una serie de dictámenes, análisis e informes económicos y arquitectónicos encargados a cuatro asesores externos: AFI, Sivasa, Ingeniería Raventós e Inypsa. Según estos informes, la operación de cambio de sede es viable económicamente siempre y cuando RTVE ponga a la venta sus actuales propiedades de Prado del Rey, Torrespaña (junto al conocido Pirulí) y Estudios Buñuel. En total, 240.100 metros cuadrados que los tasadores de Sivasa han valorado en 725,2 millones de euros.

Este dinero permitiría financiar, de manera holgada, la nueva sede que, según Inypsa, deberá contar con 172.000 metros cuadrados, con un coste aproximado de 581,8 millones (161,3 millones por la compra del nuevo terreno, 299,5 millones en gastos de obra y 53,3 millones en gastos financieros, entre otros conceptos). Si se optara por no vender Prado del Rey, los ingresos sólo serían de 316,5 millones y no permitirían cubrir los costes de la sede unificada. La integración de instalaciones permitirá al grupo unos ahorros anuales de siete millones.

Según un informe jurídico del catedrático Santiago Muñoz Machado, la operación así planteada, y realizada a precios de mercado, no debe generar problemas ante Bruselas, ya que no tendría consideración de ayuda de Estado.

Los planes aprobados prevén que el traslado a la nueva sede se materialice a mediados de 2011. De momento, Fernández debe iniciar la búsqueda de una nueva ubicación, que el consejo prefiere que se encuentre en Madrid capital o en Pozuelo de Alarcón, según se aprobó en mayo del año pasado. La rumorología entre los trabajadores apunta a La Mina del Cazador, un área próxima a Prado del Rey, como una de las zonas que se encuentra en estudio.

La corporación negociará con la SEPI el apoyo financiero

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), accionista único de RTVE, desempeñará un papel clave en el proceso de cambio de sede de la corporación. Fuentes próximas al consejo del grupo señalaron que su intención es cerrar un convenio con el holding público para que actúe como socio financiador. La idea es lograr de la SEPI una especie de préstamo (que se reembolsaría en un plazo razonable) para financiar los gastos en los que incurra la corporación hasta que pueda disponer de los fondos que genere la venta de Prado del Rey, Torrespaña y los Estudios Buñuel.

Según el calendario previsto, en este segundo trimestre del año, se iniciará la búsqueda de ubicación para la sede, se prepararán los convenios urbanísticos, se hará el pliego del concurso internacional para el proyecto y las obras del nuevo centro y se estudiará la situación urbanística de los terrenos. A partir de septiembre, se firmarán los convenios, se cerrará la financiación, el consejo aprobará la ubicación y se preparará el concurso.