Turismo

El sector turístico prevé menos ingresos por la desaceleración

Las empresas aliadas en el lobby del sector turístico Exceltur han rebajado la previsión de crecimiento para este año, que fijaron en enero en el 1,9%. Ante el actual escenario de desaceleración económica, han decidido reducir 'como mínimo' tres décimas el complicado panorama que ya dibujaban hace tres meses. 'Sería una buena noticia que se cumpliese esta última previsión', aseguran los hoteleros.

Economía estima que el crecimiento no volverá al 3% hasta 2011
Economía estima que el crecimiento no volverá al 3% hasta 2011

Se intensifica la desaceleración en el sector turístico'. Esta fue ayer la voz de alarma del vicepresidente de Exceltur, José Luis Zoreda, tras admitir un 'complejo' primer trimestre en 2008 y unas previsiones nada optimistas para lo que queda de ejercicio.

El escepticismo fue la tónica general en la presentación de expectativas para el segundo trimestre del ejercicio y en la revisión de las de cierre de año. Este verano será, según Exceltur, 'unos meses de vacaciones con presupuestos más ajustados'. Para fin de año el panorama es más sombrío: el cuarto trimestre de este ejercicio y comienzo de 2009 se pronostica como el 'testigo' de las primeras tasas de variación negativas en todos los indicadores de actividad del sector.

El PIB turístico español sigue la senda de desaceleración iniciada a mediados de 2007. Mientras que en enero la alianza para la excelencia turística, que aglutina a los empresarios más importantes del sector, pronosticaba un 'leve' crecimiento del 1,9% para 2008, tres meses después lo ha rebajado hasta el 1,6%.

Pero para la directiva de la alianza sería una 'muy buena noticia' poder acabar el año con la previsión que hicieron ayer. Y aunque las expectativas empresariales para el segundo trimestre reflejan un debilitamiento importante de las ventas, esta situación aseguran desde el sector, no significa 'en ningún caso' un desplome.

Zoreda fue más preciso. 'Se seguirán estrechando los márgenes empresariales por una contención de los precios y el fuerte aumento de los costes', lo que ya ha provocado en el primer trimestre una generalizada reducción de los beneficios de las empresas turísticas respecto al mismo periodo de 2007. Por ahora, las únicas que se salvan son las agencias de viajes y las compañías de alquiler de coches.

Enfriamiento de ventas

Las ventas en todos los subsectores del turismo esperan un enfriamiento para el segundo trimestre, un periodo que generalmente suele ser positivo. En especial se calmarán las ventas internas a destinos españoles y no tanto a los países con influencia dólar cuya pujanza se mantiene. Pero el periodo más complejo y determinante, concretaron, será el verano y el cuarto trimestre. Aunque esperan que aumente levemente la llegada de turistas (con un alza del 1,8%), no confían en el gasto de los mismos (que descenderá un 3,3% respecto a 2007). El gasto por turista, subrayó José Luis Zoreda, será inferior al de otros años.

Mirando hacia atrás, en concreto al primer trimestre del ejercicio, el vicepresidente de la alianza aseguró que el sector turístico ha logrado sortear 'algo mejor' que otros sectores la desaceleración económica en el primer trimestre de este año.

Sin embargo se esforzó explicar que los tres primeros meses de este año han sido atípicos y son difícilmente comparables con otros años. A pesar de todo, Zoreda constató que el primer trimestre de 2008 ha sido peor que el del ejercicio anterior.

El vicepresidente de Exceltur remarcó que el hecho que este año sea bisiesto, el adelanto de la Semana Santa y la celebración de las elecciones generales el pasado 9 de marzo han sido determinantes para que se dificulte el 'diagnóstico y su proyección del primer trimestre'.

Las percepciones de los empresarios, recogidas en la Encuesta de Clima Turístico y Empresarial de la alianza, reflejan un balance negativo del primer trimestre, debido principalmente a la debilidad española en marzo (el mes más importante del trimestre).

Enero y febrero, sin embargo, tuvieron un comportamiento 'muy positivo' gracias al tirón de la demanda extranjera y la recuperación turística de Canarias.

Los hoteleros urbanos se resienten más que el resto

Los hoteles urbanos, junto a las aerolíneas, son los grandes afectados en un año de desaceleración del sector. Según Exceltur el estrechamiento de márgenes empresariales por una contención de los precios y el fuerte aumento de los costes (debido a los altos precios de los alimentos y la energía) han sido más evidentes en los hoteles urbanos. Además se ha observado una ralentización en el ritmo de crecimiento de la demanda española a este tipo de hoteles, que han bajado sus pernoctaciones un 0,9% hasta situarse en un aumento del 3,3% en febrero. Antonio Catalán, presidente de AC Hoteles no comparte esta opinión. A su juicio, enero y febrero han sido buenos para la cadena; además, advierte que el problema no es que sobren habitaciones sino que faltan clientes, un problema, dice, que tienen que 'solucionar los hoteleros solos, sin la ayuda del Gobierno'.