Capital riesgo

Invertir en empresas para forzar cambios de gestión

Buscar empresas que rinden por debajo de su potencial. Identificar las áreas del negocio que requieren una orientación. Tantear la disposición de la empresa a realizar los cambios necesarios para aflorar valor. Evaluar las posibilidades de revalorización de las acciones. Finalmente invertir con el objetivo de influenciar a la dirección. El activismo constructivo es la filosofía del hedge fund Active Engagement de Henderson.

Un producto innovador, domiciliado en las Islas Caimán, disponible en el mercado desde el 29 de febrero y dirigido a inversores institucionales, family offices e individuos de alto patrimonio.

'La idea se me ocurrió hace dos años cuando trabajaba en el equipo de recuperación de negocios de PricewatherhouseCoopers (PwC). Me di cuenta de la experiencia única que teníamos a la hora de transformar empresas, y de que si la combinábamos con experiencia en el mundo de la inversión tendríamos algo muy poderoso', explica John Havranek, gestor del fondo.

Forzar cambios en una empresa infravalorada y a menudo mal gestionada no es una tarea fácil. Requiere mucha información sobre el mercado en el que se mueve la empresa, su situación interna y las diferentes maneras de crear valor. De ahí que haya resultado clave el paso de Havranek por PwC, empresa que ha dejado para embarcarse en este nuevo proyecto pero con la que ha firmado una alianza. 'PwC es un proveedor de servicios para el fondo. Nos ayudan, por ejemplo, a buscar a los directivos adecuados para relanzar un área de negocio concreto', explica Havranek, aunque la firma también asesoras a Henderson a la hora de identificar empresas con bajo rendimiento de negocio o equipos directivos deficientes, en definitiva empresas con resultados mediocres y mucho potencial.

Antes de entrar en una empresa, Henderson se reúnen con la directiva para valorar su disposición a realizar cambios. Si resulta exitoso empiezan a invertir. Generalmente toman el 10% de la empresa y a partir de ahí presentan un programa de cambio a la directiva. 'La manera de abordar a la empresa es clave. Si presentas un plan convincente confían en ti'.

El nuevo fondo de Henderson tiene un objetivo de rentabilidad anual entre el 15% el 20%. Invierte en un máximo de 10 valores y su universo incluye 2.300 empresas europeas con una capitalización entre 140 y 1.400 millones de euros. Actualmente trabajan sobre 80 posibles candidatas, seis de ellas españolas y de las cuales una puede entrar a formar parte del fondo.

'Buscamos diversificación geográfica, sectorial y también de tiempo. Nuestra permanencia media en una empresa es de 3 años. Tratamos de mejorar la empresa y cuando vendemos es un negocio mucho mejor', concluye Havranek.

Las turbulencias frenan más el capital riesgo

Favorece el momento actual el lanzamiento de este fondo de Henderson? La firma asegura que sí por varios motivos. Primero porque las turbulencias del mercados y las dificultades económicas actuales pueden facilitar el acercamiento a las directivas de una empresa. 'Ahora necesitan mucha más ayuda que hace 12 meses y serán más receptivos', asegura Havranek.

La menor competencia del capital riesgo parece otra. Las dificultades para realizar compras apalancadas en el momento actual disminuirá las compras por parte de este tipo de empresas.

Eso sí, Havranek puntualiza que ellos no compran empresas enteras por lo que no pagan primas. Toman participaciones, realizan los cambios de manera transparente y no invierten de forma apalancada.