Medio Ambiente

Espinosa pacta un trasvase para abastecer de agua a Barcelona

La ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, anunció ayer un acuerdo con el Gobierno catalán para abastecer de agua al área metropolitana de Barcelona a través de un 'minitrasvase' desde el río Ebro, que costará 150 millones. Murcia y Comunidad Valenciana expresaron su rechazo.

Espinosa pacta un trasvase para abastecer de agua a Barcelona
Espinosa pacta un trasvase para abastecer de agua a Barcelona

Borrón y cuenta nueva en la política medioambiental. La ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, dejó claro que algunas de las políticas de su antecesora en el cargo, Cristina Narbona, como la negativa a trasvasar agua frente a la opción de desalarla, no van a tener continuidad.

En su primer discurso tras tomar posesión de su nueva cartera, Espinosa anunció un acuerdo con el gobierno de Cataluña, que se formalizó ayer por la tarde tras reunirse con el presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, para trasvasar agua desde el Ebro al área metropolitana de Barcelona y así paliar los efectos de la sequía.

El 'minitrasvase', según Espinosa, se realizará mediante una canalización de 62 kilómetros, discurrirá en paralelo a la autovía AP-7, que comunica Barcelona y Tarragona, traerá agua comprada a los regantes del Ebro y del Urgell y aportará un caudal de 3 hectómetros cúbicos al mes. El coste de la obra será de 160 millones de euros y estará finalizada en seis meses, según los primeros cálculos oficiales. Tras el anuncio, el consejero de Relaciones Institucionales de la Generalitat, Joan Saura, instó al Ejecutivo a que costee íntegramente la obra.

Murcia y Comunidad Valenciana rechazan el acuerdo para captar agua del río Ebro en Tarragona

La noticia fue recibida con estupor por el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, quién mantuvo fuertes discrepancias con la anterior titular de Medio Ambiente, Cristina Narbona, por la derogación del trasvase del Ebro en 2004 y las negativas del Ejecutivo a trasvasar agua hacia el Mediterráneo. 'No voy a permitir que el jefe del Ejecutivo humille a la Comunidad Valenciana con la autorización de un trasvase de agua del Ebro a Barcelona. No voy a admitir la humillación que significaría que lo que no se permite para nosotros, se permita para otros territorios', aseguró Camps, quién no descartó manifestaciones 'a la escala que correspondan'.

Por su parte, el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, dijo que 'reclamará con todas sus fuerzas que se trasvase agua del Ebro a las cuencas deficitarias'.

El Partido Socialista de Cataluña, que había defendido la opción de captar agua del río Segre, se mostró favorable al 'minitrasvase' ante una situación excepcional, aunque reiteró que sigue siendo contrario a los trasvases como 'medidas estructurales' para solucionar la sequía.

'Conjugar crecimiento y protección'

'La protección al medio ambiente será una prioridad, pero siempre ligándola al crecimiento económico de los sectores agroalimentario y agropecuario'. En su primer discurso, Elena Espinosa optó por tomar distancia frente a las tesis más radicales defendidas por su antecesora en el cargo, Cristina Narbona, y anunció un nuevo modelo de gestión del territorio y el mar para garantizar y asegurar su protección, 'lo que se corresponde con una idea de crecimiento basada en el desarrollo sostenible de nuestros recursos más valiosos, pero también escasos'.

Entre sus objetivos anunció la lucha contra el cambio climático, la gestión integral del agua, la protección de las costas y la defensa del medio rural.

En este último apartado anunció el diseño del primer plan nacional de Desarrollo Rural Sostenible, 'para que los habitantes del medio rural no sean ciudadanos de segunda'.

Frente a los temores de organizaciones agrarias de que el nuevo Ministerio deje de lado la defensa del campo, Espinosa afirmó que 'el ministerio no discriminará a nadie'.