Para invertir

El futuro del Ibex, en manos de cuatro valores

Las positivas perspectivas de los 'blue chips' dan margen al mercado para capear el temporal y remontar

El futuro del Ibex, en manos de cuatro valores
El futuro del Ibex, en manos de cuatro valores

Para que una marioneta cobre vida bastan unos hilos o unos cuantos dedos de alguna persona. El Ibex 35, la carta de presentación de la Bolsa española para los inversores del mundo, es como un títere, en el sentido de que su movimiento depende de lo que hagan un puñado de valores.

El desarrollo que ha tenido el mercado en la última semana sirve de ejemplo perfecto. El índice ha caído el 4,10%, frente a un recorte del 2,51% del Euro Stoxx, porque Iberdrola, Telefónica, Santander y BBVA se han dejado el 6,93%, 3,75%, 3,67% y 4,81%, respectivamente. Son actualmente los valores que más peso tienen en el índice, un total del 58,43%, y juntas suman más de 267.000 millones de euros de capitalización. Esta secuencia es extrapolable también al balance de 2008, a la crisis crediticia y a los años anteriores. Los bancos y la teleco han sido las compañías que han empujado al selectivo al alza o a la baja históricamente.

'El Ibex ofrece una imagen bastante irreal de lo que es la Bolsa española', comenta Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI en España. El Ibex pierde el 12,54% en el ejercicio, -Telefónica, Santander, BBVA e Iberdrola le han restado 1.324 puntos sobre los 1.904 que pierde-y la mitad de las compañías baja más. En el continúo ocurre lo mismo, el 39% supera el retroceso del índice general, que es del 12,67%.

Si Telefónica, Santander, Iberdrola y BBVA llegasen a su precio objetivo, el Ibex subiría 2.000 puntos

'En el Ibex siempre han sobresalido Telefónica, Santander y BBVA. Pero en el último año esto se ha acentuado como consecuencia de las operaciones de concentración. La fuerte reducción del free float capital flotante de Endesa, y la compra de Altadis por Imperial Tobacco y la posterior retirada de la Bolsa han dado paso a empresas más pequeñas al mismo tiempo que se incrementaba el peso de los blue chips. Este efecto se ha contrarrestado en parte por el incremento de capitalización de Iberdrola, que se ha convertido en la cuarta compañía más grande el Ibex 35', apunta Patricia García, de Banco Urquijo.

La transformación que ha tenido el Ibex 35 desde que fuera creado en 1992 ha sido intensa. Entonces sólo Telefónica tenía un peso superior al 10%. Hace tan sólo dos años había tres compañías con una ponderación de más del 10% -hoy son cuatro- y 15 con menos del 1% -al cierre del viernes eran 18-. Sectores tan representativos de la economía como el inmobiliario y el de turismo ya ni siquiera cotizan en el índice. 'No tiene sentido que haya ocurrido esto', señala Bettina Gallego, gestora de Inversis.

Con esta historia reciente sobre la mesa, es inevitable pensar en el futuro del Ibex sin tener en cuenta las perspectivas concretas de las empresas que más influyen con su comportamiento. 'En la Bolsa española no hay que apostar por índice, sino por valores concretos', comentan desde Ibersecurities.

El Ibex partía al iniciar 2008 con unas previsiones peores que el resto de los índices, y de momento el balance no es ese: cae menos que del Dax (-18,14%), el Cac (-15,54%), y el Euro Stoxx (-15,90%). En cuanto a lo que pueda hacer a partir de ahora existen muchas dudas. 'Estamos en un entorno muy cambiante, cuando tocamos esta semana los 14.000 puntos los inversores estaban eufóricos y ahora en los 13.300 parece que todo se viene abajo', explica Javier Barrio. Para el experto hay, sin embargo, un elemento tranquilizador: 'La volatilidad ha caído y eso no deja de ser una medida de cómo de nervioso está el mercado'.

Los analistas coinciden en que el aspecto técnico a corto plazo anuncia subidas para el Ibex 35, pero no en el medio y largo. 'Islandia, Reino Unido y España son los países más afectados por la crisis de crédito debido al boom inmobiliario que han tenido. Los bancos se han beneficiado de un efecto riqueza que ha hecho subir más los créditos que los depósitos. Ahora las entidades pueden cortar el grifo de la financiación y generar más problemas', apunta Jordi Padilla, gestor de Popular Banca Privada.

BBVA y Santander han perdido menos que la banca mediana por su mayor diversificación geográfica del negocio. Y esto, para los expertos, es el fuerte para las propias entidades, pero también para el Ibex. 'La Bolsa no necesariamente refleja la economía española. Hay muchas multinacionales que tienen fuerte presencia en Latinoamérica, e índices como el de Brasil y México cotizan en máximo anual o en zona de los niveles más altos del ejercicio', resume Padilla. Para âscar Germade, de Cortal Consors, la posición de los bancos en el exterior puede ayudar a que 'el mercado soporte mejor las embestidas'.

BBVA y Santander están entre los más recomendados del año. Los analistas dan al Santander un objetivo de 16 euros (+24%) y al BBVA, de 18,6 (+32,5%). Para Telefónica el precio que establece el mercado es de 24 euros (+30%), y para Iberdrola, de 11 (+19%). Para el Ibex 35, sólo el potencial de estos valores significa más de 2.000 puntos al alza, hasta los 15.300.

La pega podría venir del lado de las constructoras, que tienen un peso del 7% en el Ibex aunque el negocio del ladrillo cada vez es menos relevante en sus cuentas. Pero sí influye la imagen que los gestores internacionales tienen de la economía. 'No quieren oír hablar de valores españoles', admite Padilla.

Desde dentro la situación se contempla con otra perspectiva. 'La Bolsa sufrió mucho con la crisis internacional de 2002 y 2003. La eurozona no crecía y España lo hacía en un 2%. La Bolsa, sin embargo, lo hizo mal perdió un 36% en 16 meses, por la exposición de Santander, BBVA, Telefónica y Repsol en Latinoamérica, valores que incurrieron en unas pérdidas brutales. Ahora puede ocurrir justo lo contrario, y estas compañías pueden ayudar al mercado, a pesar de la desaceleración', explica Barrio. El experto considera que en cualquier caso las grandes entidades no son ajenas del todo al ciclo económico. 'Pueden verse afectadas por un deterioro de las condiciones', dice.

El Ibex no es ajeno tampoco a Europa y EE UU. 'Si Estados Unidos entra en recesión y sale pronto de ella cabría la posibilidad de que terminara 2008 por encima del cierre de 2007 15.182,30', señala âscar Germade. En Ibersecurities se atreven incluso a dar un objetivo para el final del ejercicio: 16.500 puntos, un 24% más que el viernes.

Más valores y peso limitado para un índice más certero

Una pequeña ronda entre analistas muestra el descontento que tiene el gremio con el Ibex 35. El peso cada vez mayor de los grandes valores en detrimento del resto complica en ocasiones las estrategias. 'Puedes apostar por la Bolsa española, y si los tres o cuatro valores más grandes del índice no lo hacen bien, te has equivocado con la elección. Y al contrario, lo mismo', señala Bettina Gallego, de Inversis. Esta experta considera que sería importante que hubiera mayor diversificación sectorial en el índice para intentar englobar todo tipo de industria de la economía española. En el último año sectores tradicionales como el inmobiliario o el de turismo han desaparecido del selectivo. En contra, han aparecido otros nuevos representados por compañías que acaban de estrenarse en el mercado; tal es el caso de Iberdrola Renovables o Técnicas Reunidas. 'De cara al exterior, la variación es un factor relevante', dice Gallego. A su juicio, otra opción interesante sería la de crear un Ibex con más valores, no sólo de 35.

Javier Barrio, de BPI, contempla otra posible solución para evitar que como hasta ahora tres o cuatro valores condicionen la evolución del mercado. 'Debería haber un límite en el peso. No tiene sentido que empresas como Inditex, Popular, Gas Natural, Fenosa, el Sabadell o el resto de las eléctricas vayan inmediatamente después de Telefónica, Santander, BBVA e Iberdrola y Repsol, y que tengan un peso del 3% o menos'.

En el Euro Stoxx, el índice europeo que selecciona a las 50 mayores compañías de la eurozona, ningún valor puede tener un peso superior al 10%. 'Es una norma que establecieron con la burbuja tecnológica. Hubo un momento en el que Nokia superó ese porcentaje, y entonces decidieron establecer esa limitación', comenta Javier Barrio.

Total es la empresa del Euro Stoxx con mayor ponderación, pero su peso apenas superaba el 5% al cierre del viernes. La diferencia con el resto de los valores no es tan desproporcionada como ocurre en el Ibex 35. La petrolera también es la de mayor peso en el Cac, con un 12%, y en el Dax, no hay ninguna compañía que llegue al 10%.