ANÁLISIS

Cuestiones morales en el rescate de un banco

Uno de los tópicos en boga estas semanas es el relativo a los problemas morales sobre el uso del dinero público para rescatar un banco privado en problemas. Las turbulencias financieras han desatado la caída del quinto banco de negocios americano: Bear Stearns. El credit crunch, los problemas de funcionamiento de los mercados interbancarios, de crédito y de liquidez llevaron a Bear Stearns a perder la confianza del resto de entidades y afrontar una difícil situación de liquidez los días previos a su caída. El banco comunicó a la Fed su intención de quebrar como resultado de la difícil situación financiera que vivía: una suma de praxis financiera de riesgo elevado y falta de confianza del resto de entidades.

La salida a la crisis se saldó con la venta o salvamento de Bear Stearns. En una operación relámpago JPMorgan adquirió la entidad en una oferta inicial de dos dólares por acción, luego elevada a 10. Ha sido la propia Reserva Federal la que con fondos públicos ha concedido facilidades crediticias a JPMorgan por 30.000 millones. Y aquí viene el dilema, ¿es aceptable usar dinero público para rescatar una entidad privada? Cuando Bear Stearns ganaba dinero a espuertas, y lo hacía arriesgando su dinero, su éxito redundaba en el capital privado que respaldaban la entidad y sus trabajadores. ¿Por qué ayudar ahora con dinero público? Las posiciones ultraliberales y neoconservadoras han criticado este movimiento. Sin embargo, el juicio requiere matices. Los accionistas de Bear Stearns pasaron de tener una acción que cotizaba a 150 dólares hace un año a tener una que vale 10, y muchos trabajadores perderán su puesto. Además, hay un objetivo no sacrificable por el que velar, la estabilidad del sistema financiero, que probablemente haya primado en la decisión de la Fed. Si se hubiera dejado quebrar a Bear Stearns, los efectos para la confianza del sistema hubieran sido nefastos y la espiral podría haber arrastrado a otros bancos según los simplificadores silogismos del sistema financiero. Asumir críticas, actuando de forma discutible, pero para obtener un fin de carácter superior. æpermil;sa ha sido la respuesta de la Fed.

Juan Luis García Alejo. Director de análisis y gestión de Inversis Banco.