Crisis

Un antiguo presidente de UBS plantea la necesidad de trocearlo

El ex presidente de UBS, Luqman Arnold, ha pedido públicamente que el grupo financiero suizo sea troceado, después de que la entidad se haya convertido en la principal víctima de la crisis de las hipotecas subprime (con más de 38.000 millones de dólares de provisiones por la depreciación de activos).

Arnold, conocido en España por ser artífice de la venta de Abbey al grupo Santander, ha ido adquiriendo a través de la firma Olivant Advisers el 0,7% de la entidad suiza. El banquero, descontento con la marcha de la entidad y los 7.700 millones de pérdidas registrados en el primer trimestre de 2008, ha enviado una carta al consejero Sergio Marchionne explicando su propuesta.

Luqman Arnold considera que UBS debería vender su filial de gestión de activos para conseguir recapitalizar el maltrecho balance de la firma que era, hasta hace poco, el mayor gestor de fortunas del mundo. En su opinión, la ampliación de capital de 15.000 millones de francos suizos (9.500 millones de euros) es una medida insuficiente.

En Olivant Advisers 'creemos que es posible conseguir recuperar una significativa parte del valor perdido por los accionistas'. Arnold explica en su misiva cómo 'es urgente que se produzca un liderazgo relevante y efectivo dentro del consejo de dirección de UBS'. Los títulos del banco se han desplomado durante este ejercicio un 37%.

Una iniciativa similar a la emprendida por Arnold, a cargo entonces del fondo de inversión The Children's Investment Fund, fue la que precipitó la venta y posterior desmembramiento del holandés ABN Amro. El británico HSBC también recibió críticas en el mismo sentido.

Repunte de la acción

Las acciones de UBS subieron el viernes con fuerza tras hacerse pública la propuesta de partición de la entidad. Sus títulos llegaron a dispararse un 5,5% después de conocerse la carta de Arnold. Finalmente, cerraron con un repunte del 3,3%.