SIMA

Oportunidades inmobiliarias en plena crisis

El Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA) plantará cara este año a la crisis. La feria se presenta como la cita ineludible para encontrar oportunidades de compra-venta en un momento especialmente delicado para el sector. Las empresas han agudizado su ingenio para hacer más atractivas sus ofertas y seducir a unos clientes que podrían mostrarse más reacios que otros años.

La X edición de la mayor feria inmobiliaria del mundo, que se celebra del 8 al 12 de abril, será la de las oportunidades en tiempos de ajuste, según su director, Eloy Bohúa. ¢SIMA sigue siendo, a pesar de la crisis, un referente para el sector tanto a nivel nacional como internacional. Pero es verdad que el salón no es ajeno a la desaceleración que sufre el mercado, por lo que las empresas han ideado todo tipo de fórmulas para incentivar la demanda¢, explica.

En el olvido quedan los pequeños obsequios como bolígrafos o mochilas, y ya no es suficiente con coches y viajes a París, regalos estrella de hace un año. Ahora se cotizan los euros y el ¢quién de más¢ parece no tener límites. De este modo, las 550 empresas expositoras hacen guiños al comprador con descuentos directos, cuotas hipotecarias a la medida y garantías en caso de perder el empleo.

Descuentos directos, cheques y sueldos

Destacan iniciativas como la de la inmobiliaria Afirma (antigua Astroc), que para recuperar la confianza de los inversores devolverá la entrada de un piso con intereses si el comprador se echa para atrás. También la de Juban, que se ofrece a comprar la casa a quienes adquieran un piso nuevo y no logren vender el que tienen en propiedad.

Urbas abonará un ¢cheque familia¢ de 2.000 euros, regalará seguros de protección de pagos, e incluso pospondrá el pago de la entrada hasta que el cliente venda su antigua casa. El Grupo Prasa dará un sueldo durante un año por valor del 3% de la transacción.

Por su parte, Bancaja Habitat pondrá a la venta 400 viviendas en §stock§ con descuentos en su precio de entre un 10 y un 20%, y la empresa valenciana Globalcasa sorteará un piso en una de las zonas más turísticas de Bulgaria.

¢En un salón que cada vez tiene más expositores, las empresas tienen que competir entre ellas para ganarse a los clientes, lo que dispara las ofertas¢, señala Bohúa.

Asimismo, muchas de las empresas participantes han diversificado su negocio como plan de choque ante la crisis. Esta edición comercializará más productos no residenciales, como oficinas, suelo y hoteles.

Menos visitantes

Según los cálculos iniciales, se esperan alrededor de 150.000 visitantes, ligeramente por debajo de la afluencia de la anterior edición. No obstante, la organización quedaría satisfecha. Y es que los altos tipos de interés, el endurecimiento del crédito y el incesante goteo de informaciones nada halagüeñas sobre la construcción y la quiebra de varias compañías en las últimas semanas imponen la cautela a los potenciales compradores. No obstante, los resultados de una encuesta previa al evento estiman que entre un 10 y un 15% de los visitantes tiene intención de comprar.

¢La feria es un reflejo de la situación del mercado y, en consecuencia, es posible que las operaciones de compra-venta se resientan¢, dice Bohúa.

160.000 viviendas a la venta

En su décimo aniversario, el Salón Inmobiliario de Madrid comercializará en una superficie de 80.000 metros cuadrados cerca de 160.000 viviendas a través de 1.480 promociones españolas y extranjeras, lo que supone un 20% menos con respecto a las 200.000 unidades expuestas en 2007. España ofertará 116.000 inmuebles.

Madrid acapara la mayoría de la oferta residencial de la feria, con 35.947 viviendas, el 31%. Le siguen Andalucía (18%), la Comunidad Valenciana (15%), Castilla La Mancha (9%) y Cataluña (8%).

Destaca la mayor presencia de las regiones de la cornisa cantábrica, con hasta un 5% de las promociones nacionales, ¢lo que refleja que la saturación de la costa norte de España no es tan alta como la del sur¢, comenta Bohúa. Galicia, Asturias y Cantabria ofertarán en conjunto 5.902 viviendas.

Por otro lado, la oferta internacional ha ganado peso. Este año pone sobre la mesa 42.700 hogares, lo que supone la cuarta parte de la oferta de SIMA. Y es que Latinoamérica, Polonia, Hungría, Bulgaria y países del Lejano Oriente como Malasia ven en Madrid una puerta de entrada al mercado europeo y español ¢y una oportunidad para entrar en contacto con inversores¢, argumenta Eloy Bohúa.