OPV

Salir a Bolsa: sólo para valientes

La situación de los mercados asusta a las empresas que querían salir a Bolsa este año. Neuropharma, filial de la biotecnológica Zeltia, que tenía pensado debutar en 2008 ya ha anunciado que lo retrasa a 2009 y parece que otros no se están dando mucha prisa en comenzar con los trámites. ¢Hay que echarle valor para salir a Bolsa ahora¢. Esta frase de un directivo de inversión de una caja española resume la opinión del mercado. Las condiciones de las bolsas no son, según los expertos, las más apropiadas.

Ha pasado un año desde que Julio Baviera y Eduardo Baviera, presidente y consejero delegado de Clínica Baviera, tocaran la campana en el parqué de la Bolsa de Madrid simbolizando así el debut en bolsa de su compañía. Esta sólo sería la primera de otras muchas compañías que decidieron dar el salto al parqué el año pasado. En concreto, la cifra total se elevó a diez, lo que supuso un importe total de 10.571 millones de euros.

Un año después, la situación de los mercados ha dado un giro de 180 grados. Mientras que el año pasado el Ibex 35 ya acumulaba una revalorización del 5,7%, en lo que llevamos de 2008, el índice selectivo sufre pérdidas por encima de los dos dígitos y sólo hay una compañía preparando su salida a Bolsa: Itínere, la concesionaria de autopistas del grupo Sacyr Vallehermoso.

¢En entornos de incertidumbre y ralentización económica, los activos considerados más seguros (renta fija) pasan a atraer mayor número de inversiones, disminuyendo por tanto el volumen de operaciones en renta variable¢ recuerda Esther Martin, analista de Intermoney Valores. La experta cree que precisamente este motivo puede ser un detonante importante para esperar un menor apetito por este tipo de operaciones por lo que ¢aumentará la dificultad para la colocación de nuevo papel entre los inversores. Cualquier OPV será estudiada de forma muy meticulosa y concienzuda¢ y los bancos de inversión se lo piensan dos veces.

Antonio Zamora, director de análisis de Banco Urquijo, también cree que no se dan las condiciones de mercado más óptimas para las OPV. ¢Es cierto que las mayores dificultades de financiación derivadas de la crisis crediticia y del ajuste del sector inmobiliaria pueden hacer más atractiva esta forma de captación de recursos, pero precisamente esa percepción de ausencia de alternativas claras para acceder a nuevos recursos puede restarle atractivo desde el punto de vista del inversor, que está dispuesto a pagar menos¢.

Aunque el año pasado, Iberdrola Renovables y Criteria, no cumplían con este perfil. Las empresas españolas que deciden dar el salto al parqué bursátil en los últimos años es el de pequeñas compañías con necesidad de financiación para poder ejecutar sus planes de expansión. ¢Son compañías de crecimiento y que buscan financiación pero lo tienen difícil con una economía en clara desaceleración y con riesgos de que haya una situación difícil¢, explica Javier Barrio, experto de BPI en España. ¢Se ve claramente que el mercado no quiere compañías de crecimiento cuyo modelo de negocio teóricamente esté basado en la fase expansiva del ciclo¢, añade el analista.

Barrio recuerda que las §small caps§ no atraviesan por un momento tan bueno como hace un año e invita a ver la evolución de los valores de pequeña y mediana capitalización que saltaron al parqué a finales del año pasado. Salvo Laboratorios Rovi por su clara etiqueta de valor defensivo, el resto de valores que salieron a bolsa el año pasado, encajan fuertes descensos desde su salida al mercado: Renta 4 cae un 19% al tiempo que Fluidra cede un 29% y las acciones de Codere sufren un castigo del 41%.

Itínere, cruzada en solitario

Sacyr Vallehermoso pretende llevar a cabo la oferta, en la que colocará hasta un máximo del 39% del capital de Itinere (tiene una participación del 90,1%), el 30 de abril. Los analistas valoran inicialmente la compañía entre los 4.000 y los 5.000 millones de euros. La oferta, que combinará una OPV y una OPS, tiene como objetivo ¢reforzar los planes de la empresa¢, según ha señalado la compañía en los últimos días.

Sin embargo, el mercado tiene una sensación algo diferente de lo que son los motivos de Sacyr para realizar esta OPV en estos momentos delicados para el mercado. Javier Barrio, de BPI, cree que esta colocación ¢responde más a las necesidades de financiación de Sacyr más que a otra cosa¢. Los expertos creen que pese a las condiciones externas adversas, esta colocación puede ir bien ya que ¢el sector de las infraestructuras y sobre todo de las concesiones lo podemos considerar de refugio en momento de volatilidad, por lo que podría tener una buena aceptación por parte de los inversores internacionales¢.

Por su parte, Javier Barrio considera como algo positivo el tamaño de la compañía y el conocimiento de marca. Para ver más valores noveles, Esther Martín, de Intermoney Valores, apunta que habrá que esperar a la segunda mitad del año. Entonces, veremos si los planes de salir a bolsa de Bancaja y Caja Navarra, a través de sus carteras industriales, o del grupo constructor San José, se materializan.

Las cancelaciones de salidas a bolsa alcanzaron en enero récord en todo el mundo. Según datos de Bloomberg, en total de 24 compañías han decidido dejar de lado de sus planes de cotizar en las plazas bursátiles y plegar velas hasta que los vientos sean más favorables.