Previsiones

El FMI asegura que el precio de la vivienda en España está sobrevalorado hasta un 20%

El Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que el precio real de la vivienda en España está sobrevalorado entre un 15% y un 20% y prevé que experimentará una corrección del mismo orden porcentual.

Roberto Cardarelli, un experto del FMI en los mercados inmobiliarios, calificó el actual nivel de precios como "insostenible" y auguró una contracción.

"Los precios están sobrevalorados en entre un 15% y un 20%, por lo que deberán caer en entre un 15% y un 20%, en términos reales", es decir, descontada la inflación, dijo Cardarelli.

Ese es el porcentaje del valor actual de los precios que no está justificado por el aumento de la población, los intereses hipotecarios, los ingresos de los ciudadanos y el crecimiento del crédito, según un estudio de autoría de Cardarelli divulgado hoy por el Fondo.

El experto destacó que los datos no implican que sea inminente un hundimiento de los precios en los anuncios de apartamentos en los escaparates de las agencias inmobiliarias españolas.

"Puede ocurrir lentamente, a través de la inflación", dijo. "No tiene que haber un colapso de los precios nominales", añadió. Cardarelli dijo que cinco ejercicios con inflación al 5% en España, por ejemplo, y con los precios nominales estancados supondrían una bajada de los bienes raíces del 25% en términos reales.

La inversión residencial, un 9% del PIB

La economía española se ha beneficiado enormemente del "boom" inmobiliario en los últimos años y actualmente la inversión residencial genera el 9% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, un nivel tan sólo superado por Irlanda, según el Fondo.

No obstante, en este ámbito Cardarelli reconoció que sólo trae malas noticias. "La inversión residencial es lo que es especialmente preocupante. A mi juicio, tiene que bajar. Su nivel actual es muy, muy alto", dijo.

Según los cálculos del Fondo, el volumen actual supera en 3,5 puntos porcentuales la media histórica en España. Cardarelli apuntó que en "contextos recesivos" la inversión en bienes raíces suele reducirse por debajo incluso de la media histórica.