Previsión

Cajamar prevé aumentar un 12% su beneficio neto de 2008 pese a la desaceleración inmobiliaria

La cooperativa de crédito Cajamar tiene previsto incrementar el beneficio neto al cierre del ejercicio 2008 en un 12% hasta alcanzar los 135 millones de euros pese al entorno de desaceleración de la economía, en en especial del sector inmobiliario.

Así lo anunció hoy el presidente de la entidad, Antonio Pérez Lao, en el transcurso de la Asamblea General Ordinaria celebrada en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Aguadulce (Roquetas de Mar, Almería), donde ante 200 compromisarios avanzó que el volumen de negocio gestionado llegará a los 48 millones de euros si se mantienen los crecimientos moderados de crédito y recursos.

Tras concluir la integración operativa de Caja Rural del Duero (Valladolid), Cajamar centrará este año su atención en consolidar los resultados de actividad con particulares y pymes con criterios que primarán la calidad y la rentabilidad, así como en adaptar su estrategia comercial a las actuales condiciones del mercado.

Por su parte, el consejero delegado de la entidad Juan de la Cruz Cárdenas concretó que la entidad tiene previsto potenciar la actividad de la red de oficinas con el objetivo último de incrementar y fidelizar la base de clientes, así como diversificar las fuentes del negocio y mejorar la eficiencia y la productividad.

A esta línea de actuación se sumará -enfatizó- un modelo de gestión basado en la aportación de los ingresos recurrentes, la disminución de los gastos y un estricto control de los riesgos.

Red de oficinas

Pérez Lao anunció, asimismo, la revisión del Plan Estratégico aprobado por la cooperativa de crédito para el trienio 2007-2009 tras cumplir el objetivo de expandir la red comercial a 27 provincias durante el pasado año.

Sólo en el ejercicio 2007, Cajamar abrió en Baleares, Toledo, Lérida, Córdoba, Huelva y Jaén a lo que hay que añadir la fusión con Caja Rural del Duero, que ha aportado 121 oficinas más en Valladolid, Palencia, vila y León, por lo que el horizonte se ha fijado ahora en 35 provincias.

El presidente de la entidad confirmó, asimismo, que durante 2008 se producirá la implantación en Cantabria y Asturias, así como en Burgos, Salamanca, Soria, Zamora y Ciudad Real hasta alcanzar las 935 oficinas y elevar la plantilla a 4.154 empleados.

La Asamblea General Ordinaria ha aprobado, asimismo, las cuentas anuales del pasado año, ejercicio en el que la buena evolución de la actividad comercial con clientes contribuyó a un crecimiento del 20,4% del negocio gestionado, a una mejora de la eficiencia en 4 puntos y a un aumento del 28% del margen de explotación.